AAM Yecla

Entradas

Continuamos con una nueva entrada en el Canal de YouTube de la Asociación de Amigos de la Música de Yecla.

Desde la Asociación de Amigos de la Música de Yecla te animamos a que te suscribas a nuestro canal en YouTube para que puedas disfrutar de multitud de vídeos musicales protagonizados tanto por la Banda Sinfónica como por nuestros profesores, músicos amigos, etc.

En el canal encontrarás conciertos, reportajes, entrevistas, desfiles, recuerdos, actos, noticias… todo lo que la Asociación genera día a día.

Si te gusta la música, ¡no te lo pienses y suscríbete! Y si ya lo estás, ¡compártelo con tus familiares y amigos!

Nuestro objetivo es tener cuantos más suscritos mejor. ¿Nos ayudas a conseguirlo?

En esta ocasión os acercamos el estreno a nivel mundial, que se realizó el 18 de octubre de 2014 en el Patio de Armas del Alcázar de Toledo, de la obra «El Entierro del Conde de Orgaz» compuesta por Alexander Comitas pseudónimo de Eduard De Boer, e interpretada por la Banda Sinfónica Asociación de Amigos de la Música de Yecla dirigida por Ángel Hernández Azorín.

Dicha obra fue escrita por el compositor holandés con motivo de la conmemoración del cuarto centenario de la muerte del pintor griego Doménikos Theotokópoulos “El Greco”, y está dedicada a la Banda yeclana y a su director.

En el siguiente vídeo realizado en el Departamento de Comunicación y Prensa de la Asociación pueden encontrar la pieza completa:

7 mayo, 2020 Escrito por diapason

El 30 de noviembre de 2019, la Confederación Española de Sociedades Musicales llevaba a cabo, en los locales de la Escuela de Música de Yecla,  su XXVI Asamblea General Ordinaria, junto a la colaboración de la Asociación de Amigos de la Música de Yecla, y las Concejalías de Cultura, Turismo y Mujer del Excmo. Ayuntamiento de Yecla.

La XXVI Asamblea General Ordinaria de la CESM se desarrolló con normalidad, con la presencia de Presidentes y directivos de diferentes Federaciones de Bandas de Música de nuestro país. Y tras ella, se celebró el Encuentro de Mujeres Músicos.

Patricia Soriano Vidal, como Concejal de Política Social, Igualdad y Mujer del Ayuntamiento de Yecla, abrió el segundo bloque y posteriormente se llevaron a cabo dos mesas redondas, una titulada Gobernanza y otra titulada Batutas en Femenino.

En este caso, nos centramos en la segunda, con Rita Mínguez García (Vocal de la Junta de Gobierno de la CESM y Directiva de FRSM de la Comunidad de Madrid) como moderadora de la misma, junto a las ponentes: Raquel Sánchez-Pardo Ramiro (Directora de Castilla La Mancha), Mercedes Femenía Simó (Directora de la Comunidad Valenciana), Silvia Olivero Anarte (Directora de Andalucía) y Pilar Vizcaíno Balsera (Directora de Extremadura).

Desde la Asociación de Amigos de la Música de Yecla, y mediante esta revista digital, hablamos con las cuatro ponentes y directoras de la mesa titulada “Batutas en femenino”. Iremos conversamos con ellas poco a poco, para conocer sus punto de vista sobre la normalización y el papel de la mujer en la Música.

En esta ocasión, nos marchamos a Extremadura para hablar con Pilar Vizcaíno Balsera. Esto es lo que nos ha contado:

P.- Comencemos por el principio… ¿cómo fueron tus inicios musicales y qué te llevó a tomar el camino de la dirección?

R.- Pues mis primeros recuerdos son de cuando tenía 4 años e iba agarrada de la mano de mi abuela a los ensayos de la Coral Augusta Emérita en la que ella cantaba.

Pero la música siempre ha estado en mi vida, en mi casa, en mi familia, siempre he estado rodeada de ella. Empecé con el piano, continué formándome como maestra de música y cuando todo eso terminó la dirección de orquesta se convirtió en el camino natural para seguir con mi formación como músico y persona.

P.- ¿Qué profesores y directores han marcado tu formación y qué consejos recuerdas con especial cariño?

R.- Tengo la suerte de tener muchos “maestros” que me acompañan en este camino. Mi carrera en la dirección empezó con Jesús Amigo que me descubrió este mundo apasionante y continuó de la mano del maestro O. Calleya y de Silvia Olivero.

Aprendí a ser maestra gracias a Chisco Álvarez y a un montón de profesionales maravillosos de la educación que tenemos en nuestro país y eso me ha completado como directora y músico.

Todos me enseñaron que lo más importante es disfrutar siempre de la música y trabajar muy duro día a día para hacer disfrutar con tu trabajo a todo el que te quiera escuchar.

P.- Si no me equivoco, desempeñas tu labor profesional en Mérida, ¿qué nos puedes contar de tu día a día y de los proyectos en los que estás inmersa o se avecinaban en este año 2020?

R.- ¿Quién nos iba a decir a todos los que estuvimos en Noviembre en Yecla que 5 meses después el mundo se pararía? Todo lo que teníamos preparado para este 2020 está en el aire así que es el momento de tener paciencia y de reinventarse de nuevo.

Conciertos, musicales, audiciones, teatros…habrá que esperar a que todo esto pase y que la “nueva normalidad” nos indique los pasos que tenemos que seguir para poder volver a compartir música pero va a ser un año muy difícil para todos los que nos dedicamos al arte.

P.- Hace unos meses visitaste Yecla, ¿cómo valorarías la mesa “Batutas en femenino” y la experiencia vivida? 

R.- Fue una experiencia muy bonita. Yecla, vuestra banda, vuestra sociedad musical, los músicos…ojalá todas las ciudades españolas tuviéramos la cultura y el amor por la música que desprende Yecla

P.- ¿Crees que está normalizada la situación de género en tu profesión? ¿Cuál es tu opinión al respecto?

R.- Creo que se normalizará cuando veamos a una mujer dirigir el concierto de año nuevo o veamos a un número significativo de ellas como directoras titulares y artísticas de grandes orquestas. Hasta que eso no pase nada estará normalizado, pero seguiremos luchando para que llegue cuanto antes.

P.- Como directora, ¿cómo describirías tu forma de trabajar y qué factores influyen y consideras imprescindibles a la hora de programar?

R.- Tanto con la banda, como con la orquesta o en la escuela lo que trato es de acercar a los más jóvenes a la música, tratamos de montar programas atractivos para que, familias completas puedan acudir a nuestros conciertos sin importar la edad que tengan. Hay que llenar los teatros de niños pequeños para que cuando vayan creciendo sea una actividad normalizada en su vida y que sigan llenando teatros tengan la edad que tengan ya sea un concierto sinfónico, un musical o un concierto de zarzuela como el que estábamos preparando con la banda antes de que el COVID-19 lo paralizase todo. Lo importante es despertar el amor por la música y que verla en directo sea algo importante para todos.

Además tengo la gran suerte de estar rodeada de unos compañeros fantásticos a los que les encanta hacer locuras musicales como a mí así que resulta muy fácil gracias a ellos.

P.- Nos gustaría descubrir recomendaciones musicales interesantes. Si te pregunto por gustos musicales, ¿qué obras y compositor@s son referentes para ti? ¿Por qué?

R.- Esa es una pregunta difícil. Mientras hacemos esta entrevista tengo de fondo Turandot porque me encanta la ópera pero también podría tener de fondo la Verbena de la Paloma o la Gran vía… Brahms, Beethoven, Bach, Rachmaninov, Korngold…toda la música sinfónica pero también soy una enamorada del flamenco que hace Miguel Poveda, Tomatito, Morente o Marina Heredia. Los conciertos sinfónicos de grupos como Metallica,  Led Zappeling o el de Vetusta Morla con la Orquesta Sinfónica de la región de Murcia. En general soy una enamorada de la música de calidad sea del tipo que sea.

P.- Por último y antes de despedirnos, ¿te gustaría añadir algo más?

R.- Pues que mucho ánimo a todos. Van a ser unos meses muy duros pero volveremos a llenar las calles y los teatros de música. Creo que lo que nos han demostrado “nuestros balcones” durante todo este tiempo es que sin música no podemos vivir y pronto volveremos a compartirla.

Muchas gracias Pilar por tu amabilidad. Esperamos que todo mejore pronto. Hasta pronto.

Cecilia O.

Colaboradora AAMY.

Un poco más sobre Pilar Vizcaíno:

Pilar Vizcaíno, nacida y residente en Mérida, se cría en un ambiente familiar con especial amor por la música. Desde muy pequeñita escuchaba a su abuela Pilar cantar canciones tradicionales con un gusto maravilloso. Y es que ella, llenaba todo de música a su paso.

Acudir a los conciertos de la coral Augusta Emerita donde cantaba su abuela, los conciertos de Año Nuevo resonando en el salón…Todo esto influyó en su personalidad y… ¡De qué manera!

Muy pronto comenzó sus estudios en el Conservatorio Profesional de Música Estéban Sánchez de Mérida y con tan sólo 10 añitos, encontró lo que, a partir de ese momento, sería su lugar en el mundo, la banqueta de un piano.

En todo este proceso de maduración tanto musical como personal, descubrió también su pasión por la enseñanza, lo que la llevó en 2005 a cursar Magisterio Musical en la Universidad Pontificia de Salamanca. Desde ese momento, ha seguido con su amor por la docencia impartiendo clases en distintos centros y academias.

De este largo y duradero contacto con la juventud y de la ilusión de compartir la música con los más jóvenes nace, en 2016, la Joven Orquesta Ciudad de Mérida, uno de sus proyectos más pioneros y que a día de hoy crece de manera vertiginosa, siendo una de las apuestas más prometedoras de la actividad cultural de la ciudad.

Su formación musical y la pedagogía se dieron la mano en 2016 con el Máster en Musicoterapia en la Universidad Pontificia de Salamanca que le hace abrir, aún más, su concepto en la formación musical.

Y como lo de romper conceptos- aunque de manera silenciosa- va intrínseco en su personalidad, en 2013 termina sus estudios de Licenciatura Superior en Dirección de Orquesta por el Conservatorio Superior de Música de Málaga. Esto la convierte en la primera mujer extremeña en ostentar dicho título.

Todos estos proyectos, desde 2004, los compagina con la dirección de la Academia de Música Caesar que se reinventa, en 2017, con la creación de la Escuela de Artes Pilar Vizcaíno, en donde da un paso más allá en el concepto pedagógico abriendo su espacio a todas las manifestaciones artísticas y a todas las edades porque, para ella, todo el mundo tiene el derecho de poseer la capacidad para disfrutar del arte.

Desde Octubre de 2018 es la Directora Titular de la Banda de Música de Mérida, un nuevo proyecto que nace para seguir trabajando por la cultura musical en Mérida.

29 abril, 2020 Escrito por diapason

Aviso a lectores/as: voy a hacer un pequeño paréntesis en la forma de esta sección. En los tres próximos artículos voy a hablar de compositoras actuales. Mi intención tiene que ver con una doble motivación: por un lado, darlas a conocer al público en general; por otro lado, que sirvan de inspiración a todas aquellas niñas, jóvenes y mujeres a las que pudieran llegar estos artículos y que nunca en la vida se podrían haber imaginado llegas a ser compositoras debido a, entre otras cosas, la falta de referentes.

Sofia Gubaidulina (1931- actualidad) y algunas reflexiones.

Durante bastantes años de mi vida, más concretamente durante mis primeros 28 años, viví sin conocer a esta compositora. No quiero que a ustedes les ocurra lo mismo, por eso el tema de este artículo va a ser principalmente ella. Es considerada por los entendidos como uno de los grandes genios de lo que se suele llamar música culta [de Occidente]. Sin embargo, a la mayoría no os sonará apenas su nombre. Yo nunca la estudié en el conservatorio.

Inciso: se dice ‘genio’ y no ‘genia’ porque es un sustantivo epiceno masculino. Pero decid genio y cerrad los ojos… Es difícil imaginar a una mujer, ¿verdad? A mí me gustaría llamarlas genias por eso, pero sería mayoritariamente incorrecto.

Nacida en 1931, y todavía viva, creció en la Rusia soviética y encontró tanto detractores como defensores de su estilo compositivo. Entre estos últimos se encuentra Dimitri Shostakovich, profesor suyo, que la animó a seguir por el camino que había escogido. Su música mezcla instrumentos del folklore con la microtonalidad (afinación que contempla intervalos más pequeños que el semitono, que es el intervalo más pequeño que se usa en nuestra tradición musical), proporciones matemáticas (serie Fibonacci, por ejemplo) y, por qué no decirlo, una sensibilidad y un gusto exquisito en sus combinaciones y elecciones. Se trata también de una compositora de una gran religiosidad y espiritualidad: cuenta la leyenda que de pequeña rezaba para convertirse en compositora. Finalmente lo consiguió, pero sin duda el verdadero mérito fue suyo, sino escuchen sus obras.

En el siguiente vídeo pueden escuchar pequeños fragmentos de su música para hacerse una pequeña idea, al mismo tiempo que leen algunas notas sobre su vida y su obra. Incluso, durante unos segundos, se la escucha a ella misma explicar el origen de su música:

No es tarea fácil encontrar información sobre ella en la bibliografía musical básica, aunque, afortunadamente, si indagamos un poco, encontramos bastante información, entrevistas y grabaciones de su música.

Fue ganadora del Premio Fronteras del Conocimiento de 2016 en Música Contemporánea. A raíz de esto, le realizaron una entrevista que comparto a continuación y de la cual quería comentar y reflexionar aquí sobre algunos fragmentos:

“El arte de la música es capaz de tocar y aproximarse al misterio y a las leyes del cosmos y del mundo”

Esto me recuerda, invitablemente, a Boecio, filósofo y poeta romano (480 ca. -525 ca.) y recuperador de la tradición teórico-musical de la Antigua Grecia (aclararemos que más bien teórica, ya que no tenemos apenas muestras de la música que entonces sonaba). Arraigado en las ideas de los antiguos griegos, Boecio dividió la música en mundana, humana e instrumental. La música mundana haría referencia a lo que los antiguos llamaban música de las esferas y que no podemos percibir porque los humanos somos, de alguna manera, imperfectos. La humana sería la música que está de manera introspectiva en el ser humano, en la armonía del cuerpo con el alma. La instrumental sería la que se produce manualmente, dentro de la cual estaría la que se hace a través de los instrumentos.

Yo lo entiendo como tres planos en los que se puede representar y acceder a la música en el mundo y que, además, pueden complementarse. Pues bien, creo que Sofia, heredera también de esta tradición, con muchos siglos de por medio, trata de vincular y hacer música no solamente en el sentido en el que generalmente la entendemos, sino que, además, presta atención a estos otros planos, lo cual se refleja en su música. Crea unas sonoridades que, de alguna manera, se elevan por encima de lo que ella misma llama cotidianeidad. Sin embargo, como veremos más adelante, se diferencia sustancialmente en algo de la teoría boeciana. Para la tradición de este último, el músico verdadero es el teórico. Sin embargo, la música instrumental, si ellos mismos hubieran hecho un ránking de calidad de su clasificación de la música, habría quedado indudablemente en última posición.

“Creo que el arte de la música es capaz de influir en la sociedad a través de dos caminos. Por un lado es una consolación, una fuente de alegría. Y, por otro, la música puede elevar al “hombre” a unas esferas más altas, a un estado del alma más alto. Y abrir fuerzas ocultas en nuestra alma de las cuales no somos conscientes. Pero a partir de la música podemos aproximarnos y tocarlas”.

En este sentido, vemos su gran espiritualidad, también su religiosidad. Y, de nuevo, vemos estos diferentes planos. Por una parte admite que la música influye en nuestro estado de ánimo (música humana), pero que también tiene otro propósito, el de acercarnos a un mundo más “elevado” (música mundana). Y, al mismo tiempo, se está refiriendo a todo esto teniendo en cuenta que el vehículo para todos estos fines no es otro que la música que sí que se escucha (música instrumental).

Al margen de esto, también es cierto que cualquier músico o amante de la música que esté leyendo esto, siendo o no religioso, puede validar estas afirmaciones y, seguramente, no ponerle ningún “pero”.

“Quería dar forma a la materia sonora”.

Esta es una de las frases con la que responde a la pregunta de que por qué empezó a componer y me ha parecido digna de señalar.

“Es muy importante que un niño con acceso a un instrumento musical empiece a improvisar”.

[…] “Hay que explorar las profundidades de las fuerzas inconscientes, que están dormidas dentro de nosotros”.

Aquí vemos la importancia que otorga a la música en sí misma y a la figura del músico, además de entenderla como un elemento formador del ser humano. La importancia de la creatividad y de viajar libres para poder liberarnos y poder llegar a esos lugares que ella misma antes ha comentado.

Me despido con sus propias palabras, una especie de mensaje a los músicos del  presente y del futuro:

“Los músicos tienen que intentar dar fuerza y luz a las almas de las personas”.

Suerte.

Para profundizar:

https://www.youtube.com/watch?v=uwnEtWW0hWI

https://www.letraslibres.com/espana-mexico/cultura/sofia-gubaidulina-un-relato-contemporaneo-la-religiosidad

http://www.musicaantigua.com/boecio-y-el-desprecio-por-los-interpretes-de-musica/

Esther Pérez Soriano.

La Asociación de Amigos de la Música de Yecla y la Comparsa de Andaluces de Villena: más de 20 años juntos.

13 abril, 2020 Escrito por diapason

Es curioso ver como con el paso de los años se establecen relaciones entre asociaciones o instituciones que a priori parten de diferentes ámbitos y nacieron con diferentes objetivos. Es, así mismo, gratificante ver como esas relaciones en muchos casos se convierten en duraderas, lo cual no es más que el fruto de la satisfacción mutua de los unos con los otros, y viceversa.

Es lo que ocurre con la Comparsa de Andaluces de Villena y la Asociación de Amigos de la Música de Yecla. Fue en el año 1998, precisamente cuando nuestra comparsa celebró su 75 Aniversario, cuando por primera vez nuestros vecinos yeclanos participaron en nuestros desfiles.

Aquel año, por el motivo comentado, necesitábamos ampliar el número de bandas que nos acompañaran, sobre todo en el desfile de la Cabalgata, que cada día 6 de septiembre llevamos a cabo. En la junta directiva de la comparsa, por aquel entonces, Antonio Conesa era el delegado de bandas de música, y fue el artífice principal de que los Amigos de la Música de Yecla vinieran con los Andaluces de Villena.

Desde entonces, nos vienen acompañando sin pausa cada 5, cada 6 y cada 9 de septiembre, en nuestra Entrada, Cabalgata y Desfile de Nuevos Cargos, los tres desfiles más importantes de las fiestas de Villena.

La celebración de nuestro 75 aniversario, como hemos mencionado anteriormente, marcaría la relación con esta banda. Ese año se compuso para nuestra comparsa el pasodoble “75 Aniversario de los Andaluces”, por Gaspar Ángel Tortosa.

Ni que decir tiene que jamás imaginamos la repercusión que alcanzaría dicho pasodoble en toda la geografía festera. El caso es que desde aquel primer año la comparsa intentó que todas las bandas de música que nos acompañaban tocaran dicha obra.

No fue fácil, ya que la complejidad del pasodoble hacía que aquellas bandas que realmente no lo habían preparado a conciencia tuvieran verdadera dificultad para que aquello sonara con ciertas garantías para nuestros desfiles. Así la banda de Amigos de la Música de Yecla se convirtió en una de las primeras en interpretar el conocido pasodoble.

Pero además, se une una circunstancia que une más a esta banda con esta pieza y con nuestra comparsa. Prácticamente desde ese primer año hasta la actualidad –salvo muy pocos años–, la banda de Yecla ha desfilado junto al bloque que abre nuestra comparsa en cada desfile, el “boato”.

Ese bloque es el único que realiza todos los desfiles a los sones del “75 Aniversario”, ya que el resto de bloques y bandas, aunque lo utilizan, lo alternan con otros pasodobles. Por este motivo, dados los años transcurridos y esa circunstancia, podemos estar hablando, de manera casi anecdótica, de que los Amigos de la Música de Yecla sea de una de las bandas de música que más han interpretado nuestro pasodoble, si no la que más, siendo además una de las primeras que lo dominaron y lo acomodaron para nuestros desfiles.

Solo nos queda desear que esta relación dure muchos más años, como síntoma de esa satisfacción mutua, conocedores por ambas partes de la importancia de la música en la fiesta en general, y en las fiestas de Villena y en la Comparsa de Andaluces, en particular.

Toni Valdés.

Cronista de la Comparsa de Andaluces de Villena.

Yecla, 16 de abril de 2020

Trascurridos algo más de un mes desde que se decretó el Estado de Alarma en nuestro país, por la Crisis Sanitaria causada por la Pandemia del COVID-19, y que obligó al cierre de todos los centros educativos desde el pasado 16 de marzo, la Asociación de Amigos de la Música de Yecla quiere hacer un pequeño balance de la situación actual en la que nos encontramos.

En primer lugar recordar a todos los alumnos de la Escuela de Música que los diez días hábiles que se perdieron al final de marzo se recuperarán durante los primeros diez días del mes de julio.

A partir del mes de abril, y tras unos días de intenso trabajo, pusimos en marcha el Aula Virtual de la Escuela desde la cual se ha posibilitado que se puedan continuar las clases on-line en la gran mayoría de las asignaturas, sólo se ha tenido que suspender como es lógico las asignaturas de conjunto instrumental (banda escuela, orquesta de guitarras, coro, orquesta de cuerda, combos, etc.)

Esta nueva herramienta, que está contando con una gran aceptación por parte del alumnado del centro, además de haber hecho realidad la posibilidad de poder trabajar con los alumnos desde sus domicilios se convierte de cara al futuro en una gran oportunidad para que personas de fuera de nuestra ciudad puedan estudiar con nosotros, siendo a la vez una oportunidad de poder crecer en el número de alumnos, lo que ahora por cuestión de espacio era imposible.

Desde la Asociación queremos agradecer tanto a los alumnos, pues la gran mayoría han continuado estudiando con este nuevo sistema, como a los profesores del centro por su profesionalidad y esfuerzo, puesto que en sólo unos días se han adaptado a esta nueva situación.

Asimismo agradecer el trabajo que cada miembro de la Banda de Música está realizando desde casa, estudiando las partituras que el director les ha enviado, mandando vídeos, y muy especialmente su implicación en el acto que celebramos el pasado Domingo de Resurrección, cuando a las 12:30 horas todos juntos desde nuestros balcones interpretamos la marcha “Mi Amargura” para recordar que finalizaba la Semana Santa, y entre todos emular el acto que este día, cuando concluye la última procesión, se realiza en el Atrio de la Basílica, y ante la gran cantidad de público que nos espera interpretámos una marcha como señal de gratitud a nuestro pueblo.

Fue un acto emocionante puesto que ha sido una forma de conmemorar desde el confinamiento estos días tan especiales para nosotros, llenos de música y desfiles pero a la vez repletos de momentos de compañerismo, amistad, camaradería, equipo…

Para finalizar también queremos agradecer a todos, músicos, profesores, alumnos, amigos, que han querido colaborar con nosotros a través de las redes sociales, mandándonos información para entretenernos, libros para leer, películas para ver en casa, pero sobre todo mucha MÚSICA, con la que hemos pretendido durante estos días, y lo seguiremos haciendo mientras que dure esta situación, animar en lo posible a todos los ciudadanos de nuestra ciudad.

Atentamente,

Fdo: Francisco Muñoz Castaño.
Presidente Asociación de Amigos de
la Música de Yecla.

6 abril, 2020 Escrito por diapason

La historia de un pueblo está íntimamente ligada a su cultura, y como consecuencia a todos aquellos movimientos culturales y a todas aquellas personas que les han dado vida en el transcurso de los años.

De todos ellos, unos pasan y otros perduran. Puede que, con mayor vocación, difusión o dedicación, porque hayan calado profundamente en las gentes, dejando al margen trivialidades y enfrentamientos personales, pero en el fondo todos se recuerdan. Y seguramente, el más unido al sentir común de todos los pueblos y que ha conseguido salir adelante a pesar de la falta de medios con la que normalmente se contó a lo largo de la historia hayan sido las bandas de música.

Hoy en día, echamos la vista atrás y recordamos, gracias a nuestras experiencias o a lo que nos ha llegado por nuestros antecesores, los inicios de aquellas bandas de música que hoy se enorgullecen de su evolución y de la posición que ocupan dentro de su entorno, tanto en lo cultural como en lo social.

Porque eso al fin y al cabo fue, es y será la labor primordial de una agrupación musical: la contribución cultural que aporta dentro de la sociedad en la que se mueve. Una aportación cultural ligada a esa evolución que va desde aquellos bailes de finales del siglo XIX hasta esos certámenes de hoy en los que la competitividad se acrecienta buscando ese punto de calidad que todos deseamos y que, no nos engañemos, no existía en sus comienzos.

Unos inicios en los que dichas labores pasaban por ser capaces de interpretar una única marcha de procesión en el día grande de la festividad local y como no, el himno nacional y algún que otro pasodoble. Así transcurría el devenir de nuestras bandas, entre esa procesión y esos bailes-vermut que en la época se hicieron populares y que, seguramente constituían el acontecimiento social más importante en tal o cual fiesta.

Pasan los años y la evolución que sufren las antiguas bandas de música es leve. Como es de suponer, el aprendizaje de la música era bastante complicado, primero por la falta de medios y después por la poca educación de la que lamentablemente gozaban los niños que asistían a ella. La inmensa mayoría trabajaban en las labores del campo y no tenían demasiado tiempo para aprender siquiera a leer lo suficientemente bien.

Con más paciencia que tiempo y trabajando muchas veces sin acierto, los antiguos “maestros” se dedicaban a impartir las clases a los chavales que entonces comenzaban su andadura en el mundo de la música. Podemos suponer que los conocimientos que en cuanto a lectura y escritura tenían eran bastante escasos, llegando incluso a veces a ser totalmente nulos, sobre todo en muchos medios rurales de principios del siglo XX.

Acaba la guerra civil y es así como en la mayor parte de las pequeñas poblaciones de España continúan esas labores de enseñanza musical, entre maestros poco acertados en la docencia y alumnos muy poco preparados para ese aprendizaje. Unos alumnos que en la mayor parte de los casos utilizan las clases de música como vía de escape a las labores diarias de trabajo duro en tal o cual faena y que, seamos realistas, no a todos les llega a despertar verdaderamente la afición.

Para los más espabilados surgieron ideas en momentos concretos que, con mayor o menor acierto, les hizo embarcarse en proyectos que hoy en día serían incluso rechazados por los más puristas, pero que en la época fluctuaron con gran atino. Fue esa gran época de las orquestas.

Unas orquestas que nacían de las ganas de tocar de muchos de esos alumnos y de las necesidades de dar otro aire a las fiestas o acontecimientos. Orquestas formadas por músicos de pueblo que despuntaban algo más de lo normal por encima del resto y que no tenían ese miedo escénico a la hora de ponerse delante de un público que, con toda probabilidad, no estaría muy lustrado a la hora de criticar la calidad de cualquiera de sus interpretaciones. Orquestas que se ocupaban de amenizar esos bailes en salones o en plazas por las festividades locales. Orquestas que fueron la envidia de muchos, pues no todos estaban en condiciones de poder llegar hasta ahí, pero que en muchos casos supuso la pérdida de muchos de los mejores músicos con los que se contaba en la época y, por ende, la pérdida en algunos casos hasta de esas Bandas de Música que les vio nacer y que, debido a su ausencia, llegaron incluso a desaparecer.

Fueron años duros para muchas de esas bandas. Unas bandas que subsistieron de mala manera y que, en la mayor parte de los casos, estuvieron eclipsadas por otras agrupaciones musicales de inferior nivel que aparecían por aquel entonces, pero que daban el mismo o incluso mejor resultado a la postre.

Hasta que por fin volvió el resurgir. De repente una creciente tendencia a recuperar lo habido y por supuesto a mejorarlo (ni que decir tiene lo que benefició en su momento la creciente mejora de la economía de nuestro país), hace que en muchas poblaciones se planteen el buscar nuevos “maestros de música”. Ahora ya sí, mucho más ilustrados y con iniciativas y proyectos de futuro. Maestros realmente preparados para impartir clases de música a alumnos realmente preparados para recibirlas. Una sociedad que ha evolucionado culturalmente y que ve esa banda de música como un gran proyecto social y de futuro. Un futuro que en un principio solo pasaba por esa recuperación de lo artístico que había, pero que evolucionó y se convirtió en el inicio de lo que hoy en día somos y tenemos. Una gran Banda de Música.

Porque eso es lo que hoy en día tenemos todos… Una gran Banda de Música. Hoy en día nos enorgullecemos de nuestras bandas. Da igual la calidad en muchos casos, porque nuestra banda siempre será la que más alegrías nos dará. La que mejor representará a nuestro pueblo cuando viaje a otros lugares. La que luchará por ganar éste u otro certamen. La que, generación tras generación, convertiremos en nuestra.

Ojalá que nuestros músicos de hoy y de mañana sepan apreciar el trabajo y el gran esfuerzo que para muchos de nuestros antecesores supuso el arrancar nuestra “gran Banda de Música”. Esa Banda que es nuestra pero que, en muchos casos, no sabemos de dónde nació o cómo surgió. Esa Banda que empezó con el tesón de maestros y alumnos que hacían solo lo que buenamente podían y a la que hoy accedemos sin problema alguno solo por el hecho de intentar llegar a ser algo dentro de la música, con profesores perfectamente cualificados y con materiales y medios económicos que con suerte nos dejarán llegar hasta donde nosotros queramos llegar.

Javier Calderón Zamorano

/ 

En estos días tan extraños que nos ha tocado vivir, de vez en cuando recibimos alguna pequeña alegría como la que nos ha proporcionado Esther Pérez Soriano, quien hasta no hace mucho tiempo formo parte de nuestra Banda de Música, y que ha obtenido con su obra “Viaje a Cassiopeia” el tercer premio de la categoría de Banda Juvenil, en la 7ª Edición del Concurso Internacional de Composición “Música Jove” que organiza la Asociació Música Jove de Valencia.

Enhorabuena Esther !!!

Sobre la obra, ella misma nos ha contado lo siguiente:

Viaje a Cassiopeia

Compuesta para banda juvenil, esta obra está dedicada a la Banda de la Asociación de Amigos de la Música de Yecla, ya que esta está presente en gran parte de los recuerdos de mis primeros años en la música. Bien es cierto que la mayoría de estos recuerdos, especialmente los más emotivos y los que mejor recuerdo (supongo que por ser más cercanos en el tiempo), tienen su origen en la banda titular, y no en la juvenil, aunque la obra esté escrita para banda juvenil.

Llevaba tiempo intentando escribir para banda, pero me costaba mucho dar con ideas que me convenciesen. No sé todavía los motivos de este bloqueo, aunque intuyo que tiene que ver con que, a pesar de que es la agrupación musical en la que más he tocado, también es en la que menos formación (académica, digamos) he recibido.

Viaje a Cassiopeia, al ser una obra para banda juvenil, está inspirada en mis primeros años en la banda. No es una inspiración, digamos, directa; pero sí que busqué sensaciones en mis recuerdos de aquellos años e intenté crear una obra que pudiera ser divertida de interpretar por parte de jóvenes músicos. Intenté partir de las gratas sensaciones que me produjeron la interpretación de algunas obras durante esta etapa y, a partir de ahí, comencé a escribir.

Recordé que me resultaba apasionante, en aquella época, tocar obras que tenían detrás una especie de argumento o historia extra musical. Supongo que esto me ayudaba a despertar un plus de interés. Recuerdo obras como Nostradamus de Otto M. Schwarz, Jericó de Bert Appermont o Don Quijote de Ferrer Ferrán. No quiero pecar de sensiblera, pero es cierto que recuerdo lo que disfrutaba tocándolas, a los compañeros, las indicaciones y la pasión de Ángel dirigiendo, los viajes en autobús con sus bocadillos para el camino, o las cenas después de los certámenes o de los conciertos… Y todavía se me empañan los ojos.

Por estos motivos, intenté buscar mi pequeño argumento y componer una música que, de alguna manera, lo evocase. Viaje a Cassiopeia es la aventura de viajar hacia lo desconocido, evocando sonoridades que recuerdan al espacio (supongo que por herencia de algunas bandas sonoras), la expedición y exploración de nuevos entornos y la nostalgia por lo que se ha dejado atrás para poder realizar este viaje. Se divide en cinco pequeños movimientos que reciben sus nombres en función de lo que pretendan evocar:

I. Allá a lo lejos se divisa Cassiopeia
II. La llegada
III. Exploradores
IV. La nostalgia
V. Comenzar una nueva vida

Esta obra tuvo la suerte de ser premiada el pasado viernes con el tercer premio en la 7ª Edición del Concurso Internacional de Composición “Música Jove” que organiza la Asociació Música Jove de Valencia en la Categoría de Banda Juvenil. Es por esto que, previsiblemente, salvo que la situación de alarma que estamos viviendo no lo permita, el 17 de mayo será estrenada en Valencia por la Agrupación Musical Santa Cecília del Grau dirigida por Adrià Sánchez Castelló.

Antes de finalizar, me gustaría agradecer a mi amigo Silvano Pinar Zornoza el haberse prestado gratuitamente a realizar la portada de la obra, que podéis ver en este artículo.

/ 

La Concejalía de Cultura y Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Yecla, Asociación de Mayordomos de la Purísima Concepción de Yecla y la Asociación de Amigos de la Música de Yecla van a convocar el V Concurso de Composición “Fiestas de la Virgen” Modalidad Pasodoble-Marcha.

A pesar de la situación excepcional que estamos sufriendo motivada por la crisis sanitaria del coronavirus -lo que ha llevado a la declaración del Estado de Alarma en nuestro país-, desde la organización del V Concurso de Composición “Fiestas de la Virgen” 2020, hemos decidido mantener la convocatoria del mismo durante este año 2020.

Este concurso pretende el apoyo a la cultura en general y de la música en particular, intentando poner en valor el trabajo realizado por todos los músicos, tanto estudiantes como aficionados o profesionales.

Por los motivos antes aludidos, y debido a que no sabemos el tiempo que durará esta situación tan singular, no tenemos fecha del inicio del período para enviar los trabajos, ni del día que se realizará el concierto final del mismo.

Pero sí animamos a todos los compositores que lo deseen a que vayan preparando una obra para este concurso, puesto que, además,se trata de una actividad que se puede realizar en casa.

Para más información pueden contactar con nosotros a través del correo electrónico: administracion@amigosmusica.com

Germán Álvarez Beigbeder nace en Jerez de la Frontera en Diciembre de 1882. Sus primeros pasos en la música fueron a través de su madre, aficionada a la música y una experta pianista, y posteriormente con Ángel Fernández Pacheco en la Academia de Música de Jerez. De este maestro recibe los primeros conocimientos de solfeo y piano. Cumplimentó este ciclo de aprendizaje con Camilo Pérez Monllor, Director Músico Mayor de Infantería de Marina de San Fernando (Cádiz) el cual le instruye en conocimientos de armonía y composición. Mientras, Beigbeder alternaba estos estudios musicales con los de bachillerato, puesto que su familia se oponía a que éste se dedicase a la música de manera profesional, a pesar de mostrar el gran talento que tenía. Sus primeras composiciones datan de 1898 y 1900 siendo la primera “Viva mi jerezana”. Destacable fue que estrenó a sus catorce años una plegaria a la Virgen del Perpetuo Socorro y también obras como valses, pasacalles y marchas de procesión como “Al Pie de la Cruz”. En cuanto a su producción musical, fue un compositor con un gran abanico de estilos desde obras sinfónicas, obras para piano, zarzuelas, pasodobles, marchas e himnos militares, misas y marchas de procesión y una versión del Himno de España.

La familia de Beigbeder se instaló en la ciudad de Jerez para dedicarse al negocio bodeguero. Esto provocó multitud de viajes por Madrid y el norte de España los cuales ayudaron a que este joven músico pudiera disfrutar de grandes conciertos que ayudaron a aumentar los deseos de dedicarse a la música. Fue en 1910 cuando finalmente se traslada a la capital de España para lograr su objetivo y donde también tiene una gran actividad profesional. Perfeccionó sus estudios musicales con el maestro Pérez Casas en los apartados de armonía y piano, ampliándolos a contrapunto y fuga. Durante estos años, obtiene una plaza por concurso-oposición como Teniente Músico Mayor de Infantería de Marina, donde fue destinado a África,  a la vez que dirigía la Orquesta del Gran Teatro de Madrid y mientras se preparaba para hacer oposiciones a una pensión en Roma.

Durante los años 1913 a 1926 se concentra su actividad como músico en el ejército. Primeramente como director de la Banda del Regimiento Expedicionario de Marruecos, después en el Ferrol y desde 1918 como Director de la Banda de Regimiento de Infantería de Marina en San Fernando. También, durante estos años, su madurez musical llega a su culmen de su inspiración y producción.

Al final de estos años, el maestro Beigbeder solicitó la separación del servicio en la Marina con el objetivo de dedicarse a la dirección del Conservatorio “Alejandro Odero” de Cádiz, donde figuraba el compositor D. Manuel de Falla.  Unos años más tarde el, por aquel entonces, alcalde de Jerez, le encomienda la tarea de organizar una Banda Municipal y es al año siguiente con la celebración del patrón de la ciudad, San Dionisio, se presenta dicha banda en concierto. Es en este punto donde hay que destacar una nueva labor del maestro Beigbeder que sería la de transcribir música orquestal para banda. Editoriales como Unión Musical Española, entre otras, vieron con buenos ojos esta faceta de este músico. Por ello, la presentación, anteriormente mencionada, de la Banda Municipal, tuvo en su repertorio obras como “Der Freyschutz” (El cazador Furtivo). También transcribió obras como Rienzi, Tristan e Isolda o el Allegreto de la Séptima Sinfonía de Beethoven, entre otras más.

También fundaría una Orquesta de Cámara con el fin de divulgar la música por la provincia de Cádiz. Tanto esfuerzo y empeño le llevarían a que en 1948 su ciudad, Jerez, lo nombraran hijo predilecto y en 1963 el ministro de Marina le otorgó la Cruz del Mérito Naval de Primera Clase con distintivo blanco en reconocimiento a los méritos contraídos y en especial por el Himno de la Escuela Naval.

Como dato anecdótico, en octubre de 2018 se presentó en la Diputación de Cádiz un sello conmemorativo del 50 aniversario del fallecimiento del maestro Beigbeder y el 20 aniversario de la creación de su orquesta.

Una de sus marchas de procesión más reconocidas en la Semana Santa es “Cristo de la Expiración”. Esta obra la compuso en 1921, periodo en el que se encontraba como Director de la Banda del Regimiento de Infantería de Marina en San Fernando (Cádiz) y cuando llega a su cima como compositor verdaderamente inspirado. La obra está dedicada al Cristo de la Expiración de Jerez (Cádiz). Les dejo un enlace a la música, con la Banda de Música del Maestro Tejera de Sevilla.

Roberto Puche.

12 marzo, 2020 Escrito por diapason

Yecla, 28 de febrero de 2020

La Asociación de Amigos de la Música de Yecla informa que desde la Escuela de Música se va a realizar una nueva actividad a partir de este próximo mes de  marzo.

Se trata del Curso de Iniciación a la Técnica de Dirección “El gesto como ayuda en el trabajo con grupos instrumentales”, impartido por el director de la Escuela y la Banda Sinfónica de la Asociación, Ángel Hernández Azorín.

Las clases son presenciales y se realizarán cada quince días los jueves desde el 12 de marzo al 2 de julio en horario de 10:30 a 13:00 horas.

El precio del curso es el siguiente:

– Matrícula 20 €.

– Por cada clase 25 €.

Para más información e inscripciones pueden dirigirse a la oficina de la Escuela de Música, C/ España nº 12, de lunes a viernes en horario de 16:00 a 20:30 horas, o bien a través del teléfono 968752485 o el correo electrónico: amigosmusica54@hotmail.com.