Entradas

Durante los últimos meses, lamentablemente, se ha hablado mucho de cómo se ha visto afectado, durante este año tan especial por la crisis sanitaria de Covid-19.

La situación de las Sociedades Musicales, sus bandas de música, sus escuelas y de todo el movimiento musical y cultural que se desarrolla alrededor de las mismas.

Puesto que las ha dejado bajo mínimos tanto en la parcela económica y social, como en la educativa y cultural, ya que a todas les ha perjudicado en menor o mayor grado.

Fuente: https://blogs.laverdad.es/febandasrmurcia/ – Miércoles, 16 diciembre 2020

Imagino que como todas las demás circunstancias que rodean nuestra vida, y que también han sido alteradas por esta nueva normalidad, todo irá volviendo a la calma. Pero quizás sería un buen momento para que desde todas las partes implicadas (sociedades musicales, federaciones, ayuntamientos, consejerías autonómicas, ministerio de cultura, músicos profesionales, profesores, etc.) se analicen estas circunstancias con tranquilidad y voluntad de llegar a soluciones, puesto que la música, y en correspondencia las sociedades musicales que en muchos pueblos y ciudades de nuestro país son la única forma de acceso a este arte a través de sus escuelas de música, se encuentra en una situación límite por la falta de apoyo, la ausencia de una legislación adecuada, la escasa financiación, los pocos recursos, las, muchas veces, deficientes infraestructuras, etc.

En la mayoría de los casos, estos proyectos, sus escuelas de música, bandas de educandos, bandas de música, etc. siguen adelante por el trabajo y esfuerzo titánico de las personas que las dirigen, muchos de ellos de forma casi heroica, y que siempre están al pié del cañón, luchando, trabajando, aportando su tiempo libre que roban a sus familias, incluso algunas veces aportando su propio capital, y a los que nunca estaremos lo suficientemente agradecidos.

Durante los meses de confinamiento se ha vuelto a demostrar que la cultura es esencial para toda sociedad que se precie. Durante esos días de aislamiento en casa, todos hemos consumido, mucha cultura: libros, cine, música, arte…, sin contar con la cantidad de actuaciones musicales improvisadas desde nuestros balcones o grabadas por infinidad de músicos de forma online, desde sus domicilios, y haciendo lo que mejor saben hacer: transmitir sus sentimientos a través de las notas musicales.

Este gran consumo de cultura ha supuesto para muchas personas la válvula de escape para controlar la ansiedad generada, reforzar la autoestima y el sentimiento de pertenencia a una sociedad, lo cual vuelve a poner en evidencia la imperiosa necesidad de dotar de los suficientes apoyos económicos, legislativos y de cualquier índole de las instituciones públicas correspondientes, pero ya no por la situación creada por la Pandemia, que también, sino para que se perpetúe en el tiempo, y de una vez por todas la Música y, en su caso, las sociedades musicales que, en la mayoría de los pueblos y ciudades de nuestro país son las que ofrecen la única posibilidad de acercarse a este bello arte, puedan seguir fomentando el disfrute y conocimiento de esta disciplina artística.

Imagino que será una tarea complicada, porque ahora todos los sectores necesitan de la ayuda de las administraciones públicas, pero desde estas líneas les pediría que no nos olviden, que también piensen en nosotros, y en lo mucho que aportamos a la sociedad, la cultura es fundamental, y se ha vuelto a demostrar en estos tiempos tan difíciles que nos está tocando vivir.

Enumerar todas las deficiencias que haría falta solucionar para equipararnos a la mayoría de los países con los que conformamos la Unión Europea, sería muy prolijo, porque atañen a muchos aspectos: educativos, culturales, sociales, económicos…; pero humildemente solicitaría a los responsables políticos que corresponda, que nos tengan en consideración, que nos escuchen, que nos atiendan, porque con casi toda seguridad somos uno de los colectivos que más sufre dichas carencias y, más ideas y propuestas para solucionarlas puede aportar.

No quisiera concluir sin poner una nota positiva, porque a pesar de todo, siempre hay cosas que nos animan a seguir adelante, nos llena de energía, y sobre todo nos hacen sentirnos orgullos de nuestro trabajo.

Gracias a los directivos de nuestras sociedades musicales por su denodado esfuerzo para explicar y convencer a nuestras autoridades municipales de la necesidad de apoyarnos y buscar recursos por todos los medios; a los padres, madres y alumnos de las escuelas de música por su confianza y apoyo incondicional; a los profesores y resto del personal de las academias por su esfuerzo y profesionalidad, porque nos ayudaron a afrontar los duros meses del confinamiento, y ahora lo están haciendo con las clases presenciales manteniendo al máximo el cumplimiento de las medidas de seguridad sanitaria de los centros; a cada uno de los músicos que integran nuestras bandas de música por su implicación, entrega y buen hacer; a nuestras familias por animarnos; a nuestros socios, por ser nuestra masa social siempre, también como ahora en los malos momentos, a todas las personas y empresas que nos han apoyado tanto económica como moralmente; a los funcionarios tanto de Sanidad como de Seguridad Ciudadana por habernos orientado a la hora de afrontar esta difícil situación; a los Ayuntamientos por haber entendido que nuestra labor era totalmente necesaria.

Muchas gracias a todos.

José Miguel Ibáñez Lax.
AAM de Yecla.

Que las actuaciones públicas de las bandas de música, están prácticamente desaparecidas de la vida y de la cultura murcianas, es un hecho que, desgraciadamente estamos constatando desde el 14 de marzo pasado.

Entrevista con Antonio García Gil.
Director de la Unión Musical de Torre Pacheco.

Miércoles, 2 diciembre 2020 – Fuente: https://blogs.laverdad.es/febandasrmurcia/

Más de siete meses sin actuaciones de las cincuenta formaciones musicales de una de las Comunidades Autónomas con más nivel bandístico de España, es un déficit cultural que hemos tenido que soportar y que seguiremos soportando los aficionados todavía muchos meses.

Pero eso no es tampoco lo más importante. Por cada hora de actuación ante el público, hay diez, quince, veinte, treinta horas de ensayo y eso no ha cambiado ni siquiera durante los más duras de la pandemia.

Los directores y los músicos saben que más pronto que tarde se volverán a abrir los auditorios y las plazas públicas y la gente de nuestros pueblos volverá a disfrutar con los conciertos de las bandas y en esto de la música, pasa como en el futbol: no se puede dejar de entrenar ni dar un balón por perdido.

Pero, ¿Cómo mantener el adecuado nivel de ensayo bregando, al tiempo con las dificultades, con los cierres, con las limitaciones de horarios y sobre todo, con el miedo al contagio?

Pues lo han hecho. Cada cual con su sistema y todos con su ilusión. Podríamos traer aquí hasta medio centenar de planeas de trabajo (tantos como bandas y como directores), pero sería excesivo. Les pondremos una como ejemplo: la Unión Musical de Torre Pacheco y su director titular: Antonio García Gil, que aborda así las dificultades que plantea en este tiempo, ensayar como Dios manda

• Maestro. Vamos a empezar por el principio. Cuándo el 14 de marzo se decreta el confinamiento, ¿cuál es la primera decisión que tomas, cara a la actividad de la banda?

• Bueno, pues pocas decisiones se podían tomar en ese momento. Había que irse a casa sin más remedio y encima, con un disgusto grande, porque justo dos semanas después, teníamos un encuentro de bandas en Torre Pacheco.
Se dictaron unas cuantas pautas de trabajo en casa, repartimos mucho animo a través de las redes sociales, se realizaron una serie de acciones tutoriales a distancia y así hasta que fueron pasado las fases de la desescalada

• … Y con la desescalada, mejoraron las cosas, supongo.

• Pues sí. Después del parón del confinamiento, empezamos al trabajo presencial durante la segunda mitad de junio y el mes de julio. En ese mes y medio estuvimos haciendo lo que se llaman grupos de cámara, que son pequeños grupos o divididos por cuerdas, es decir agrupando clarinetes, metales, saxofones o percusión; grupos que nunca tenían más de diez o quince músicos y siempre guardando con el mayor rigor las medidas de seguridad. Así, con medidas llenas de ilusión, de entusiasmo y ante todo, de precaución, llegaron las vacaciones de agosto.

• Pero en septiembre llegó la segunda oleada de la pandemia, seguramente cuando a lo mejor ya estabais acariciando la posibilidad de actuar ante el público en el tradicional concierto de Santa Cecilia….

• Claro que teníamos la ilusión de poder actuar en Santa Cecilia (y, en nuestro caso, además, en las Fiestas de Torre Pacheco, que son a primeros de Octubre), pero en seguida se vió que no iba a poder ser; así es que decidimos seguir aprovechando el tiempo con el programa de ensayos, pero dando siempre la máxima prioridad a las medidas de seguridad.

Así es que, desde septiembre y hasta hoy hemos venido trabajando con la banda dividida en dos grupos estanco –o grupos burbuja, como se dice ahora- de alrededor de treinta músicos cada uno, que los cuales solo ensayan veinticinco como máximo siempre separados, e incluso en días distintos, y sin que jamás miembros de uno de los grupos participen en el otro y procurando que ni siquiera los músicos se relacionen a nivel social más allá de lo imprescindible. Así pretendemos evitar que si hubiera contagios en uno de los grupos, pudiera afectar al otro.

Además estamos ensayando siempre al aire libre, en el patio de nuestra sede aún a día de hoy, y por esa razón estamos haciendo ensayos sábados por la tarde para evitar pasar frio por las noches.

• Es evidente que vuestra prioridad ha sido mantener al mismo tiempo la actividad y la seguridad a pesar de todas las limitaciones a las que os habéis enfrentado, pero, estas mismas limitaciones, ¿han afectado al nivel de dificultad de las composiciones que habéis ensayado en estas semanas?

• A nivel artístico, por decirlo de alguna manera, ha habido que rebajar un poco la dificultad de las obras, ya que hemos tenido que elegir obras para grupos reducidos. Además y en algunos casos en las cuerdas estaban con los músicos justos, además de que en cada grupo había que acoplar a músicos de diversos niveles. Por eso digo que el nivel de las obras ha habido que bajarlo bastante respecto de antes de la pandemia.

Estamos trabajando sobre todo música de película; música pop y también música de zarzuela, con arreglos que no requieren una instrumentación muy amplia, así como música española, que a veces tampoco necesita mucha instrumentación.

• Por supuesto, para los músicos, es importante ensayar, ensayar y ensayar, de una manera callada, constante y oscura, pero el músico tampoco puede vivir sin el contacto con el público. Supongo que la Unión Musical de Torre Pacheco, también ha visto interrumpido su programa de actuaciones

• Cuando llegó pandemia nuestra banda tenía previsto un encuentro de bandas aquí, en Torre Pacheco;, un concierto en el auditorio Víctor Villegas y nuestro tradicional concierto en el Molino del Pasico.

Viendo que nada de eso era posible pensamos en realizar una actuación sin público, grabarla en el Espacio Joven ubicado en el antiguo Colegio del Rosario para distribuirla por las redes sociales, pero justamente fue la época en que los contagios se dispararon y resultaba completamente desaconsejable realizarla.

En resumen, que desde el concierto de Navidad, que interpretamos a finales del 2019, no hemos hecho nada cara al público, si exceptuamos un pequeño concierto que hicimos en nuestras instalaciones para 7RM y algún montaje de video a través de redes sociales.

Aún así me gustaría resaltar el trabajo de la Junta Directiva y sobretodo la actitud de los músicos, que sin una programación más allá del siguiente ensayo, están acudiendo de forma mayoritaria, dando un ejemplo de responsabilidad, de compromiso para con su banda, y de intentar seguir adelante con este proyecto tan bonito y enriquecedor para la sociedad de un pueblo como es su banda de música.

Desde aquí les doy las gracias a todos y les envío mi ánimo para seguir adelante con mucha ilusión en estos momentos tan difíciles.

Esto lo dice Antonio García Gil con un poco de nostalgia, pero también, de esperanza, porque su banda y todas las bandas de la Región han hecho su trabajo en unas circunstancias muy difíciles para todos y también para ellos.

JAA.

La Federación de Bandas de Música de la Región recibirá por primera vez de Educación una subvención de 200.000 euros, que se suma a los 100.000 que aporta el ICA para comprar instrumentos

La pandemia de la covid-19 ha impedido celebrar conciertos y otros eventos que suponen su principal vía de financiación

16/11/2020

La Consejería de Educación y Cultura va a destinar 340.000 euros para colaborar con el mantenimiento de las bandas de música de la Región. Así lo avanzó hoy la consejera Esperanza Moreno en la reunión online que mantuvo con la presidenta de la Federación de Bandas de Música de la Región de Murcia, Ginesa Zamora.

Por primera vez, las escuelas contarán con una subvención extraordinaria procedente de la Consejería, que asciende a 200.000 euros, para colaborar con el mantenimiento de estas agrupaciones, que se han visto obligadas a asumir gastos extras como consecuencia de la pandemia. Al mismo tiempo, sus ingresos han experimentado una sensible reducción, puesto que sus principales vías de financiación proceden fundamentalmente de eventos públicos como conciertos, fiestas populares y procesiones, que se han suspendido debido a la Covid-19.

Por otra parte, Educación colabora con las escuelas de música con el objetivo fundamental de contribuir a erradicar o reducir el absentismo escolar, ya que “la música, como el deporte, constituyen un medio idóneo para promover la difusión de valores que, como la disciplina, ejercen una función educativa y social que nadie pone en duda”, explicó Esperanza Moreno.

Esta ayuda extraordinaria, concedida a través de la Dirección General de Innovación Educativa y Atención a la Diversidad, se suma a la línea estable de colaboración que mantiene la Comunidad, a través del Instituto de las Industrias Culturales y de las Artes de la Región de Murcia (ICA), por la que la Federación de Bandas de Música de la Región de Murcia recibe todos los años una subvención de 40.000 euros para colaborar en sus gastos de funcionamiento. Una ayuda que tiene como fin favorecer las actividades de formación musical en la Región y contribuir a la difusión de las tradiciones, en general, y la música en particular.

Además, este año el ICA ha destinado a la Federación 100.000 euros para un plan de compra y renovación de instrumentos para que las bandas cuenten con ellos tanto para la enseñanza como para sus actuaciones. Se consigue así hacer más accesible el aprendizaje y el desarrollo de la creatividad musical entre la población, especialmente entre los más jóvenes.

Esta colaboración se circunscribe a las acciones de desarrollo de la Ley de la Música, que estable en su preámbulo que la música constituye una parte insustituible del patrimonio cultural y social de todo sociedad y territorio, una manifestación presente en las raíces de la identidad colectiva, que es tesoro de todos como recurso irremplazable del patrimonio material e inmaterial, a la vez que motor social, cultural y económico insustituible.

En la Región de Murcia existen actualmente 38 bandas de música que aglutinan a más de 4.500 músicos e integran la Federación, que se creó en 1984 con la finalidad principal de trabajar en aras de la cooperación, promoción y defensa de sus intereses en materia de bandas de música.

Estamos en la semana previa a Santa Cecilia y son bastantes Bandas de Música Federadas las que por el segundo brote de la pandemia no podrán realizar el Concierto de la patrona.

La vida es lo primordial en la persona y mantener las precauciones que sean necesarias para preservar lo esencial; en la evolución personal, se desarrollan valores y capacidades que nos mantienen, para continuar creciendo a través la música. En otro orden de cosas para las Bandas una de las esencias en la vida es Música. El integrar en la formación de una persona la música junto a la práctica del instrumento, desarrollan toda una serie de habilidades y destrezas que le permiten percibir de un modo más completo, cuanto sucede.

En este periodo donde todo queda mediatizado por preservar la vida, la Bandas quedan relegadas, como todos, a unos ensayos seccionales a unas interpretaciones de conjuntos instrumentales, al igual que a los aforos reducidos.

Este hecho ha mediatizado mucho la celebración de Santa Cecilia de dos mil veinte, y es inevitable recordar el montaje del concierto de Santa Cecilia, que está presente desde que se inician los ensayos del nuevo curso. Junto con las actividades previas a Santa Cecilia, por parte de los alumnos y del profesorado. Desde la Directiva hay todo un proceso de preparación para los músicos que se incorporan a la Banda, desde la recogida en sus domicilios por la Banda, acto muy importante y emotivo para todos. Continuando con la convivencia posterior junto a las familias de los músicos que se incorporan.

Y si recordamos el día de la patrona, que comienza con una diana por la población para recordar a todos mediante algún cohete, al inicio del pasacalles, que previamente se difundió con cartelería. Seguidamente la misa de Santa Cecilia, en ese día o cercano a la celebración de la patrona. En la celebración se participa con un grupo instrumental y los músicos que se incorporan a la Banda, participan en la misa. En un lugar visible se coloca la imagen o la talla de Santa Cecilia y junto a ella la Bandera, en algunas poblaciones se procesiona a Santa Cecilia.

Seguidamente se realiza el concierto de la patrona, siempre con una gran aceptación de seguidores; las autoridades, invitados, los socios y antiguos componentes de la Banda. Previamente se inicia una presentación del concierto y se nombra a cada uno de los músicos que se incorporan a la Banda, que les amadrina o apadrina personas que eligen para este acto público de incorporación, le reciben Presidente y directivos. Y una vez acogidos pasan a ocupar su lugar en la Banda.

El mantenedor del acto cede la palabra al Presidente /a que interviene, comunicando la trayectoria del año y reconociendo la labor de personas y entidades. Finalizado el protocolo se introduce el programa del concierto de la patrona y a disfrutar de la música, cada año se supera al anterior, en programa e interpretación, siendo valorado con entusiasmo por los asistentes.

Tras el concierto, se continúa con la comida de la Banda y convivencia entre los músicos, invitados, familiares de los músicos incorporados y socios, en un ambiente distendido y lúdico, con tiempo de intervenciones sobre el año, detalles y anécdotas. La tarde se alarga en un ambiente festivo de los participantes.

Este año no será posible un día de Santa Cecilia como habitualmente se realizaba, en las Bandas de Música de la Federación de Murcia. Por tanto propusimos compartir durante la semana del dieciséis al veintidós de noviembre, compartir las cuarenta Bandas Federadas la vida de las Bandas, en redes conciertos realizados, y desde los medios de comunicación locales y regionales, de radio y televisión. Con un tema cada día a mostrar, desde el homenajear a los mayores, a la participación en certámenes, el trabajo de las Bandas Escuela y Juveniles, la mujer en las Bandas de Música y la Banda Sinfónica de la Federación.

Con esta propuesta hemos acercado a todos la celebración de Santa Cecilia, y vamos a celebrar el Día de la Música en la Región de Murcia, como se estableció en la Ley de la Música de la Región de Murcia aprobada en la Asamblea Regional el catorce de febrero de dos mil veinte.

El pasado dieciséis de noviembre se anunció en una entrevista con la Consejera de Educación y Cultura con Dña. Mª Esperanza Moreno Raventós y los dos directores Generales del ICA y de Enseñanzas de Régimen Especial, la concesión a la Federación de Bandas de Música de la Región de Murcia desde la Consejería de Educación la subvención de 340.000 euros.

Desde este blog agradecemos la sensibilidad mostrada con los diez mil alumnos de las Escuelas Federadas, y los cinco mil músicos de las Bandas, mediante estas ayudas esperemos que continúen abiertas todas las escuelas de música de nuestras Bandas.

¡Felicidades en Santa Cecilia!

Ginesa Zamora Saura.

Fuente: https://blogs.laverdad.es/febandasrmurcia/ Sábado, 21 noviembre 2020

Por suerte, la importancia de la música y de las bandas de música en nuestra sociedad es cada vez mayor ya que es poco habitual encontrarse con alguien que no conozca a algún miembro de las 40 entidades pertenecientes a la Federación de Bandas de Música de la Región de Murcia o a otras agrupaciones similares de nuestra región.

Además, en todas las poblaciones se aprovecha el gran trabajo que se realiza dentro de nuestras asociaciones para poner música en sus actos más representativos (fiestas, procesiones, conciertos en la calle y en auditorios…), por no hablar de la enorme cantidad de músicos profesionales que comenzaron su enseñanza musical en las aulas de nuestras escuelas.

Fuente: https://blogs.laverdad.es/febandasrmurcia/   Jueves, 22 octubre 2020

Si echamos la vista atrás, la importancia de las bandas de música en momentos claves de la historia es conocida. Durante la Revolución Francesa se promulgaba la idea de libertad, igualdad y fraternidad a través de las bandas de música. La unificación de la República Italiana en el siglo XIX utilizó como herramienta básica para la nueva era la música de banda. En Estados Unidos, tras la Guerra de Secesión y su posterior unificación se fundó una Gran Banda en Boston para simbolizar el Nuevo Futuro. Por tanto, podemos asegurar que la palabra Banda significa union; es una herramienta de futuro y construcción.

Se acerca la festividad de Santa Cecilia, patrona de la música, y se hace raro no estar preparando nuestro tradicional concierto, el más multitudinario del año. Pero aún más raro es que se deba a las estrictas medidas que desde las diferentes administraciones se nos marcan, y es que, pese a exigirnos una serie de conciertos, no nos facilitan los medios para poder prepararlos de la manera más óptima.

Resulta cuanto menos curioso que en ensayos de bandas federadas, las pertenecientes al municipio de Murcia al menos, se nos haya permitido únicamente la presencia de cinco músicos más un director durante casi dos meses, cuando en la comunidad vecina tenemos constancia de que se está desarrollando la actividad bandística de manera más normalizada.

Estaremos todos de acuerdo en que debemos de llevar el máximo cuidado posible y seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, algo que en nuestras sociedades musicales ya se cumple, pues nuestros educandos siguen recibiendo sus clases con ratios reducidas, a las que tienen que acceder tras desinfectarse las manos, guardando la distancia de seguridad y usando en todo momento la mascarilla y una mampara entre profesor y alumno en el caso de las clases de instrumentos de viento.

Nos encontramos en un momento crucial para nuestras instituciones; hemos sumado numerosas pérdidas económicas debido a la cancelación de los eventos que completan cada año nuestra temporada y se ha generado un estancamiento en nuestra actividad colectiva; muchos de nuestros músicos llevan siete meses inactivos.

Es necesario recoger en estas palabras que la música y la actividad de banda es modo de vida para muchas personas, una parcela de sensaciones y emociones esenciales en su rutina. Una actividad que inyecta vida y energía, que contamina de valores y disciplina a los más jóvenes.

Desde la Agrupación Musical de Beniaján, y seguro que desde otras asociaciones de mismo índole, queremos seguir con nuestra transmisión cultural, a través de nuestra actividad formativa de Escuela y de Banda. Nuestro gran colectivo familiar formado por socios, abuelos, padres, madres, músicos y profesores desea sensibilizar a nuestro pueblo y municipio en estos tiempos tan difíciles. Será nuestro objetivo generar cultura musical, idear nuevos atractivos y formatos, siempre acercando la música de Banda a todos los públicos y desarrollando esa actividad musical que tanto nos apasiona.

Consideramos de vital importancia para nuestra supervivencia, la puesta en marcha de la ya aprobada ley de la música, y que en ella se nos tenga más en cuenta, puesto que realizamos una tarea que pese a no estar considerada como “actividad profesional” se parece mucho. Y que tengan en cuenta a un colectivo que, según el “Estudio de impacto socio-cultural y económico de las bandas de música” que realizaron investigadores de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), engloba a unas treinta mil personas entre músicos, socios, educandos y profesores, es decir, a más de un 2% de la población de la Región de Murcia.

Verdaderamente, estamos ante una situación difícil, pero entendemos que no somos parte del problema, sino de la solución ya que, como se demostró durante la etapa del confinamiento, la cultura es y será siempre una actividad esencial, capaz de aportarnos experiencias únicas y nuestras bandas, por tanto, también lo son. De hecho, en el caso de la Agrupación Musical de Beniaján, a la que pertenecemos, continuamos con actividades de divulgación de nuestra actividad a través de las redes sociales y los videos que publicamos teniendo una acogida espectacular entre nuestros seguidores.

Estamos seguro de que con un diálogo más fluido entre las diferentes administraciones y las bandas podríamos incrementar nuestra actividad. Nos encontramos en una época de distancia física, pero debemos evitar en todo momento la distancia social.

David Arce Ruiz
(Directivo, músico, profesor y director de la Banda Escuela de la Agrupación Musical de Beniaján).

Javier Lacárcel Hernández
(Músico y vicepresidente de la Agrupación Musical de Beniaján).

/ 

Dentro de las actividades de formación organizadas por la Federación de Bandas de la Región de Murcia con motivo de la situación motivada por la crisis sanitaria de la Covid 19, Ángel Hernández Azorín, director de la Banda Sinfónica y la Escuela de Música de la Asociación de Amigos de la Música de Yecla, ofrecerá una Webimar (seminario en la web)  sobre “Medidas preventivas para la reapertura”.

La misma se llevará a cabo a través del Google Meet el próximo martes 28 de julio, en horario de 18:00 a 19:30 horas y está dirigida a los profesores de las Escuelas de Música, Juntas Directivas de las Asociaciones y cualquier persona interesada en la temática.

La inscripción online puede realizarse a través de este enlace:

https://forms.gle/ioBtEp3zyXUR8W5Z8