Entradas

La gira gravitará en torno al 8M y el primer concierto se celebrará el próximo domingo, 3 de marzo, en el Auditorio Internacional de Torrevieja

Supondrá el debut al frente de la unidad de la directora Sofía Zarzoso

28/02/2024. VALÈNCIA.

La Banda Simfònica de Dones de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana (FSMCV) comienza su temporada 2024 con tres conciertos que le llevarán a recorrer varios puntos de la geografía valenciana durante el mes de marzo, celebrados en torno al Día Internacional de la Mujer.

La primera de las actuaciones será el próximo domingo, 3 de marzo (18:00 horas), en el Auditorio Internacional de Torrevieja. Una semana después, la formación visitará la comarca del Comtat para tocar en el Centre Cultural Polivalent de Muro d’Alcoi, el 9 de marzo (19:30 horas). Cerrará este periplo el 10 de marzo (12:00 horas) en la Casa de la Cultura de Benimodo. Todos los conciertos serán abiertos al público.

Tras esta primera etapa, la Banda Simfònica de Dones de la FSMCV continuará su temporada el 14 de abril, cuando participará como formación invitada en el XVI Certamen Internacional de Bandes de Música Vila de la Sénia.

«Iniciamos este proyecto hace nueve años para dar visibilidad a la mujer en todas las facetas musicales: dirección, composición, interpretación y gestión. Hoy vemos cómo formaciones como la nuestra dan fruto. Cada vez más niñas tocan instrumentos antes masculinizados, cada vez tenemos más directoras y compositoras. Nuestra vocación, por tanto, es seguir generando esos referentes», explica Lourdes Gavilà, secretaria general de la FSMCV y responsable del proyecto de la Banda Simfònica de Dones.

El programa musical estará protagonizado por compositoras españolas e internacionales. Se interpretarán las obras Chelva, de Laura Beele; Bajo el puente de las palmas, de María José Belenguer; Odisea, de Sara Galiana; Las arenas de Nimes, de Elvira Checa; D’un matin de printemps, de Lili Boulanger; Pink ribbon, de Marta Lozano; y La mezquita de Córdoba, de Julie Guiroux.

La gira supondrá la presentación de la nueva directora de la unidad. Sofía Zarzoso (Castelló, 1996) debutará al frente de una formación que reúne a mujeres músicas de las sociedades musicales de la Comunitat Valenciana y de diversas generaciones, reuniendo a intérpretes en edades entre los 12 y los 57 años.

«El concierto está planteado como un viaje musical que empieza una mañana de primavera y que va transcurriendo por diferentes ciudades y épocas, algunas más cercanas a nosotros que otras, en la distancia y en el tiempo. Durante el concierto también hay una pieza en concreto que invita a la reflexión por todas las mujeres que padecen cáncer de mama», expresa la directora.

La Banda Simfònica de Dones de la FSMCV

La Banda Simfònica de Dones de la FSMCV fue creada en 2015 para situar en el primer plano de la escena musical una formación íntegramente de mujeres, como reconocimiento al trabajo de tantas intérpretes, directoras, compositoras y gestoras culturales silenciadas durante siglos. La plantilla se compone de cerca de 70 músicas procedentes de sociedades de la Comunitat Valenciana.

Cartel de los conciertos

El concierto se celebrará en la sede del CIM Benimaclet el sábado 4 de noviembre a las 19 horas

La iniciativa se inscribe en el proyecto de igualdad de la Coordinadora para 2023 que incluye también un Concurso de Composición de Pasodobles para Mujeres compositoras

La Coordinadora celebra durante este año su 40 aniversario con diversas actividades

Valencia, 2 de noviembre de 2023.

La formación de música antigua Dolce Rima ofrecerá el próximo sábado 4 de noviembre a las 19 horas en la sede del CIM de Benimaclet de Valencia un concierto dentro del Ciclo de Conciertos de Grupos de Mujeres que ha impulsado la Coordinadora de Sociedades Musicales de Valencia.

El Ciclo forma parte del proyecto de igualdad que la Coordinadora está desarrollando en 2023 bajo el lema “Juntes sonem millor” (“Juntas sonamos mejor”) que incluye también un Concurso de Composición de Pasodobles para Mujeres Compositoras, y cuenta con la colaboración de la Vicepresidencia Segunda y Conselleria de Servicios Sociales, Igualdad y Vivienda de la Generalitat Valenciana. Ambas actividades tienen el objetivo de visibilizar y poner en valor el papel de las mujeres en los ámbitos de la interpretación de música de cámara y la composición, respectivamente.

Integrada por Julieta Viñas (soprano) y Paula Brieva (cuerda pulsada), las jóvenes intérpretes de Dolce Rima han preparado un programa dividido en dos partes. La primera lleva por título “Al alba venid” y aborda la mujer como sujeto amoroso con piezas de Diego Pisador, Luys de Milán, Esteban Daza y Enríquez de Valderrábano, entre otros; la segunda incluirá temas en torno a la figura de la compositora barroca Barbara Strozzi y la denominada “seconda prattica”. 

El ciclo continuará el sábado 25 de noviembre en La Rambleta con el concierto del Dueto Armonía (perteneciente a la Banda de Música Campanar) que interpretará obras de G. Kummer y Georg Friedrich Fuchs. Ya en el mes de diciembre, el sábado 2, el trío Atenea actuará en la sede del Ateneo Musical del Puerto (a la que pertenece) y el sábado 16 en la sede de la Banda de Campanar lo hará Clarifive, formación de música de viento de la Unió Musical Centre Històric de Valencia.

Últimos días para participar en el Concurso

Por otra parte, el próximo 1 de diciembre finaliza el plazo para participar en el Concurso de Composición de Pasodoble para Mujeres Compositoras que está dotado con un único premio de 1500 euros. Finalizado este plazo, un jurado técnico paritario será el encargado de determinar la pieza ganadora, cuyas partituras serán facilitadas a las 26 sociedades musicales que forman parte de la entidad para contribuir a su difusión así como a todas aquellas bandas que así lo soliciten.

Las bases del Concurso y los detalles de la convocatoria se pueden consultar en la web de la Coordinadora:

Éxito del 40 aniversario de la Coordinadora

Este ciclo comienza unos días más tarde de la clausura del 40 aniversario de la Coordinadora de Sociedades Musicales de Valencia, que a lo largo de este 2023 ha desarrollado una serie de actos para visibilizar la actividad del colectivo.

Este mismo miércoles, 1 de noviembre, el Palau de la Música de Valencia acogió un Festival de Orquestas en el que participaron las agrupaciones de la Unió Musical L’Horta de San Marcel·lí, Banda de Música Campanar, SIOAM de Benimàmet, CIM Benimaclet y Ateneo Musical del Puerto. Un encuentro que concitó el interés de un numeroso público que llenó la Sala Iturbi para aplaudir a estas jóvenes formaciones que mostraron el alto nivel que están desarrollando en sus sociedades musicales.

Por su parte, el domingo 29 de octubre el escenario de la Sala Iturbi fue ocupado por 130 músicos pertenecientes a las 26 bandas que forman la Coordinadora para ofrecer un gran concierto bajo la dirección de Carlos Garcés con un programa que incluyó el estreno absoluto de una composición de Carlos Valles y la interpretación de La venta de los gatos, coincidiendo con la conmemoración del 150 cumpleaños del nacimiento del maestro José Serrano. El concierto se inició con Obertura Valenciana, de Carlos Valles, para continuar con Vasa, de José Suñer; Breath, de Saül Gómez Soler; el Intermedio de La venta de los gatos de José Serrano y Poema sanférmico, de José Vicente Egea Insa. Además, la formación interpretó como bis el pasodoble Lo cant del valencià del maestro Pedro Sosa.

Asimismo, el 30 de septiembre se celebró en la plaza de la Reina de Valencia un Encuentro de Sociedades Musicales y Escuelas de Música en colaboración con la comarca de Valencia ciudad de la FSMCV. Durante toda la mañana, la plaza se convirtió en una gran exposición en la que la ciudadanía pudo conocer de primera mano lo que hacen las sociedades musicales y escuelas de la Coordinadora a través de casetas en las que informaron de su oferta formativa, publicaciones, actividades, etc complementadas con talleres para los más pequeños y actuaciones musicales a cargo de formaciones de cámara, corales, bandas, etc

Ese mismo día por la tarde tuvo lugar una Entrada de Bandas por el centro de la ciudad que reunió a casi un millar de músicos de las 26 agrupaciones que forman la Coordinadora. Un desfile de carácter festivo que hizo disfrutar a vecinos y visitantes que se vieron sorprendidos por este caudal de música festiva en pleno centro de la ciudad.

La Coordinadora

La Coordinadora de Sociedades Musicales Federadas de la ciudad de Valencia nació en 1983 a iniciativa de seis entidades musicales de la ciudad. Actualmente está formada por 26 sociedades que agrupan un total de 2200 músicos activos. En sus escuelas de música se imparte enseñanza musical a más de 4300 educandos y se da trabajo alrededor de a 300 profesionales. Además, estas sociedades aglutinan a más de 12500 socios.

Además de bandas de música, las sociedades musicales disponen de Banda Juvenil, Conjunto Coral, Grupos de Cámara, Conjuntos de Jazz, Orquesta Sinfónica, etc lo que supone una oferta artística de gran variedad y calidad.

Durante los años 2008 y 2009, coincidiendo con el XXV Aniversario de su fundación, la Coordinadora impulsó diversos actos como la Fira de les Bandes en los Jardines de Viveros, o el Concierto Conmemorativo del XXV Aniversario, que tuvo lugar en el Palau de la Música de Valencia, a cargo de la Banda Sinfónica de la Coordinadora, compuesta por músicos de todas las sociedades musicales de la Ciudad y dirigida por Onofre Díez Monzó.

Asimismo, gracias al Palau de la Música y en colaboración con la delegación comarcal de la FSMCV, ha puesto en marcha la Banda Simfònica Ciutat de Valencia, agrupación integrada por músicos de sociedades musicales de la ciudad, que ha ofrecido conciertos en los Jardines del Palau y en el Teatro Principal.

Desde diciembre de 2011 su presidente es Miguel Hernández Ferrer.

PORTADA CICLE CONCERTS DONES 2023

La cantante valenciana, que ha formado parte del Coro del Teatro Real de Madrid trabajando con prestigiosos directores, actuará en L’Almodí, dentro del ciclo Cambra al Palau que organiza el Palau de la Música de Valencia, el sábado 23 de septiembre a las 19.30h

En el programa del concierto, en colaboración con el Quinteto Casulana y prestigiosas intérpretes como la pianista Renata Casero y la flautista Paloma Gil, se abordan obras de las compositoras Ángeles López Artiga, Sonia Megías, Mª Teresa Oller, Matilde Salvador, Consuelo Colomer, Sara Galiana y Mercè Torrents

Hueso: “Deixa’m dir quiere contribuir y exigir la visibilización de la mujer en la música como paso irrenunciable hacia la igualdad. Las mujeres siguen, en pleno siglo XXI, en las cunetas del devenir cultural y sólo son recordadas el 8 de marzo”

Vicente Llimerá, director del Palau de la Música: “Cambra al Palau presenta un espectáculo que desafía las normas musicales, fusionando música y acción dramática, una gran iniciativa para rendir homenaje a las compositoras olvidadas”

La musicología ha contabilizado a más de 9.000 compositoras desde la Edad Media. Women in Music indicó que sólo 76 (5,25%) de 1.445 conciertos de orquestas incluyeron una pieza compuesta por mujeres. Y de entre las más de 3.500 obras sólo el 2,3% fue de compositoras

Valencia, 19 de septiembre de 2023

Consuelo Hueso prosigue con su proyecto Deixa’m dir, en el que denuncia el silenciamiento que han sufrido históricamente las mujeres en la música. La soprano valenciana, que ha formado parte del Coro del Teatro Real de Madrid trabajando con prestigiosos directores, protagonizado numerosos montajes de zarzuela e interpretando diversos papeles en óperas; es una artista con una dilatada y consolidada carrera profesional que muestra al público una insólita situación desde hace siglos, e invita con su espectáculo a tomar partido y a convertirse en activistas en la defensa del conocimiento, difusión y presencia de la obra de miles de compositoras.  

El ciclo Cambra al Palau, que organiza el Palau de la Música de Valencia, acogerá en L’Almodí, el sábado 23 de septiembre a las 19.30h, este espectáculo que la cantante llevará a diversas salas y auditorios y que rompe con los corsés de las disciplinas clásicas, a través de la música y el silencio, y en ocasiones desde la emoción y la incomodidad. Hueso, en colaboración con el Quinteto Casulana y otras prestigiosas intérpretes como la pianista Renata Casero y la flautista Paloma Gil, combina música y acción dramática para realizar un viaje musical a través de diversas posibilidades sonoras. 

Interpretarán el primer y segundo movimiento de la Sonata para una voz desesperada y Memento de Ángeles López Artiga; Procesión de Sonia Megías; Cipreses de María Teresa Oller; Cançons sobre poemes de Joan Fuster, Ara que vens, primavera y Per a mi la nit, Senyor de Matilde Salvador; Canciones con el corazón, Arroyuelo del camino, En un rincón de mi mesa, Compassió y Deixa’m dir de Consuelo Colomer; Lala Theme de Sara Galiana; y Ramat d’estrelles, Et conec dintre meu y Cançó de vent al rostre de Mercè Torrents. El espectáculo contará con la presencia de López Artiga, Mercè Corretja, hija de Torrents; y de Megías, que ha realizado los arreglos para voz y quinteto de cuerda de las canciones de la compositora catalana.  

Consuelo Hueso, socia de la asociación Mujeres en la Música, asegura que “estamos muy ilusionadas con la presentación en Valencia de este espectáculo con música de compositoras”, y destaca que “Deixa’m dir quiere contribuir y exigir la visibilización de la mujer en la música como paso irrenunciable hacia la igualdad. Las mujeres siguen, en pleno siglo XXI, en las cunetas del devenir cultural”. La cantante asegura que las autoras están “arrinconadas en los márgenes de la historia” y son recordadas “como una curiosa anécdota en los actos que se celebran torno al 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora”. Y considera que hay que reivindicar el papel de las mujeres en la composición, interpretación, dirección… porque son “consideradas como intrusas”. 

En este sentido, Vicente Llimerá, director del Palau de la Música, apunta que “la soprano valenciana Consuelo Hueso desafía el silenciamiento histórico de las compositoras con Deixa’m dir y destaca la necesidad de visibilizar a las mujeres en la música para lograr la igualdad, en un proyecto que busca activistas que defiendan las composiciones femeninas”. Llimerá subraya que “Cambra al Palau presenta un espectáculo que desafía las normas musicales, fusionando música y acción dramática. Sin lugar a dudas, esta es una gran iniciativa para rendir homenaje a las compositoras olvidadas”.

Programas de auditorios, festivales y ciclos

Para Hueso, la labor artística y de sensibilización que desarrolla tiene como meta dignificar, difundir y compartir su música con el público, e insta a programadores y responsables a editar sus partituras y a incluirlas en la programación de los auditorios, festivales y ciclos, “no basta con conocer sus nombres y sus obras”. Reclama que “las direcciones de escuelas, sociedades musicales y conservatorios, tienen que poner de relieve el trabajo de las mujeres; promover e impulsar el conocimiento de mujeres de referencia y formar a las futuras músicas y músicos frente a esta ocultación deliberada que no puede ser fruto de la casualidad”.  

La musicología feminista ha contabilizado a más de 9.000 compositoras desde la Edad Media hasta nuestros días. Mercedes Zavala, compositora y musicóloga, señala que “a medida que se profundiza más en la historia aparecen más compositoras de talla profesional, autoras de una cantidad de obras sobrecogedora”. La organización Women in Music (organización que aborda desafíos como la discriminación, el acoso sexual, la brecha salarial, la falta de visibilidad…) daba unos datos sorprendentes, sólo 76 (5,25%) de 1.445 conciertos incluyeron una pieza compuesta por mujeres, entre los ofrecidos por relevantes orquestas de música clásica en 2017. Y de las más de 3.500 obras que se interpretaron sólo el 2,3% fue de compositoras.  

García Navarro, Penderecki, Halffter…

Consuelo Hueso ha trabajado con reputados directores como Luis Antonio García Navarro, Krzysztof Penderecki, Pedro y Cristóbal Halffter, Antonello Allemandi y Jesús López Cobos; grabó como solista la Misa de Requiem de Salvador Giner; y ha interpretado el papel principal de El amor brujo de Manuel de  Falla en varios conciertos, entre otras muchas óperas, ciclos y galas líricas como las que ha protagonizado en Les Arts en Paral·lel en el Palau de la Música de Valencia.

Estrenó en 2018 junto a la pianista Renata Casero el recital Camins i dreceres, música valenciana del segle XX en el Palau de la Música de València donde interpretó obras de Esplá, Palau, Chavarri, Salvador, Asencio y López Artiga; y participó en el estreno del espectáculo Shakespeare en la ópera en el Palau de la Música. 

Su primer proyecto personal fue el recital Compositoras, notas en la sombra, con el que ponía en valor el trabajo de las mujeres en la composición musical, un programa que ha interpretado en diferentes auditorios de España. Paralelamente, ejerce una labor didáctica y de difusión a través de charlas sobre las compositoras en la historia de la música.

Quinteto Casulana 

Las intérpretes del Quinteto Casulana son integrantes de la Orquesta de Valencia, la Orchestra della Magna Grecia de Taranto y profesoras de conservatorios de música de Valencia. La formación, que rinde homenaje a la figura de Maddalena Casulana, una de las primeras compositoras que tuvo música impresa y publicada en la historia de la música occidental; inicia su andadura en 2008 y entre sus objetivos están la recuperación y difusión de la música escrita por mujeres, labor que fue reconocida con el Premio Clara Campoamor 2018. 

Dirigirá el concierto que la agrupación madrileña ofrecerá el domingo 16 de julio dentro del ciclo de primavera-verano

Bajo el título “Sones de las Américas” el programa elegido por la valenciana incluirá obras de Leonard Bernstein, Astor Piazzola, Alberto Ginastera, Arturo Márquez, José Pablo Moncayo y Agustín Lara

Valencia, 11 de julio de 2023.

La directora valenciana Carmen Más-Arocas se encuentra estos días en Madrid ensayando con la Banda Sinfónica Municipal de la capital con la que ofrecerá un concierto el próximo domingo 16 de julio en calidad de directora invitada en el marco del ciclo de primavera-verano de la agrupación.

Es la primera vez que Carmen se pone al frente de esta formación, una de las agrupaciones de más prestigio de nuestro país, y por ello se siente muy ilusionada ante la posibilidad de dirigir a esta Banda Municipal que, al igual que la Banda Sinfónica Municipal de Valencia, está formada por músicos de un alto nivel profesional y por cuyas tarimas han pasado grandes directores con dilatadas carreras artísticas tanto en bandas como en orquestas de primer nivel.

El concierto se realizará a partir de las 12 horas en el Templete del parque del Retiro, un lugar muy popular que para Carmen supone “un gran respeto, puesto que voy a ocupar el podio donde han estado los músicos más insignes de este país como por ejemplo los maestros Ricardo Villa (fundador de la Banda y violinista), Enrique García Asensio, Pablo Sorozábal, Jesús Arambarrí… y por supuesto su director actual, Jan Cober”.

Bajo el título de “Sones de las Américas” el programa incluirá obras de Leonard Bernstein, Astor Piazzola, Alberto Evaristo Ginastera, Arturo Márquez, José Pablo Moncayo o Agustín Lara. Las razones que le han motivado a elegir estas piezas son que, como Carmen relata, “quería que fuera un programa fresco, dinámico, popular y acorde a un concierto de verano, donde el público se divirtiera, realizando en esta ocasión un viaje por las Américas, y como todo viaje hay que saborear los ritmos y melodías característicos de cada país.”

Según la valenciana natural de Buñol “las bandas profesionales españolas son un claro referente tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, con una larga tradición, un gran nivel artístico y por supuesto una función social que hay que cuidar, mimar y respetar. Realizan una gran labor cultural y social y son buques insignias de nuestras raíces y tradiciones al tiempo que ejemplo de modernidad”. En este sentido, lamenta el injusto trato que a veces reciben frente a las orquestas, y considera que “en ocasiones hay una clara discriminación de trato con los directores de banda y no tienen el reconocimiento que deberían tener, al igual que pasa con los músicos de ambas agrupaciones”.

El concierto de Carmen Más-Arocas con la Banda Sinfónica Municipal de Madrid supone un paso más en su larga trayectoria profesional, una carrera fundamentada en “el paso del tiempo, en conocimientos adquiridos día tras día y en las situaciones que van apareciendo a lo largo del camino. ¡El camino hacia Ítaca es muy largo!. Todos estos factores te ayudan a crecer y crear tu propia identidad. La del director es, sin duda, una carrera de fondo, donde hay que crecer, caminar, tropezarse, levantarse y aguantar”.

En cuanto a sus próximos proyectos tras la cita del 16 de julio, la directora cuenta que “después de Madrid quizás tenga las dos o tres semanas más importantes del año…”. Entre risas, explica que cualquier músico profesional entenderá sus palabras: “tengo que dedicar un poco de tiempo a mi familia y a mi gente más cercana e intentar quitarme la culpa por mis ausencias. Los demás proyectos los iré anunciando más adelante, poco a poco, porque como he dicho,  el camino a Ìtaca ¡es largo!”.

Carmen Más-Arocas

Graduada Superior en Dirección de Orquesta por el Centro Superior de Música Katarina Gurska (CSCG) de Madrid con el maestro Borja Quintas Melero, Carmen Más-Arocas es a su vez “Master en Musicología, educación musical e interpretación de la Música Antigua”, por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y la Escuela Superior de Música de Barcelona, ESMUC.

Batuta de intensa carrera profesional, ha dirigido entre otras la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo, Orquesta del Teatro y de la Opera de Ruse en Bulgaria, Karlovy Vary Symphony Orquesta en República Checa, Orquesta del Liceo Musicale Statale Farmesina de Roma o la Orquesta del Conservatorio de Ginebra, entre otras.

Carmen Más-Arocas es directora titular y artística desde su creación en 2011 de la Orquesta Filarmónica Martín i Soler de Valencia y de la Orquesta del Conservatorio Profesional-Municipal de Música de Riba-roja de Túria, siendo principal directora invitada en los proyectos orquestales realizados en el Conservatorio Profesional José Peris Lacasa de Alcañiz (Teruel) y en la Orquesta de la “Societat Unió Musical Santa Cecília d’Onda” (Castellón).

1 junio, 2023  Escrito enr diapason

María Anna Mozart vino al mundo el 30 de julio de 1751 en Salzburgo, la misma ciudad en la que nacería cuatro años y medio después su hermano Wolfgang Amadeus. Era la cuarta hija de un matrimonio de músicos, Leopold y Anna María Mozart, cuya vida familiar parecía tocada por la tragedia: María Anna nunca llegó a conocer a sus hermanos mayores, que habían muerto todos al poco de nacer, igual que sucedería con los dos siguientes que vendrían después de ella. Solo ella y el séptimo y último hermano, que se convertiría en uno de los compositores más famosos de todos los tiempos, sobrevivieron hasta la edad adulta. Tal vez de aquí le vino su apodo: Nannerl, un nombre de raíces hebreas que significaba “bendición de Dios”.

La pequeña María Anna fue educada por su padre en el arte de la música desde su más tierna infancia y ya desde los siete años destacaba como interprete de pianoforte y clavicémbalo, dando muestra de su gran talento e inteligencia, se cree que llegó a componer pequeñas piezas a tan corta edad. Su virtuosismo era evidente y su capacidad enorme, también demostró manejarse excepcionalmente con el violín y poseer una gran voz. Muchos de los expertos de la época la consideraron una de las mejores artistas de todo el continente y no dudaron en subrayar que su talento era incluso superior al de su hermano.

Cuando María Anna contaba con once años de edad fue invitada, junto con Wolfgang, a tocar en la corte austríaca. Fue tal el éxito que obtuvieron los dos jóvenes talentos que su padre los llevó de gira por Europa durante más de tres años, lucrándose así con el trabajo de sus dos hijos.

María Anna y Wolfgang Amadeus Mozart en su infancia.

Toda esta vorágine de éxitos y fama se vio truncada cuando la joven cumplió dieciocho años, edad en la cual las jóvenes de buena cuna debían abandonar su vida y aspiraciones, y ponerse como única meta encontrar un buen marido, para dedicarse por entero al matrimonio y a la maternidad. Este hecho era una terrible y habitual práctica en la Edad Moderna que truncó las carreras de miles de mujeres jóvenes condenándolas a un infierno personal.

Autores como Rousseau, que reivindicaban la igualdad entre los hombres, a su vez relegaban a la mujer a mera acompañante, llegando a afirmar que estas debían ser educadas para:

“Agradar a los hombres, serles útiles, hacerse amar y honrar por ellos, educarlos de jóvenes, cuidarlos de adultos, aconsejarlos, consolarlos, hacerles la vida agradable y dulce: he ahí los deberes de las mujeres en todo tiempo, y lo que debe enseñárselas desde su infancia. […] Por tanto, cultivar en las mujeres las cualidades del hombre y descuidar las que les son propias es, a todas luces, trabajar en perjuicio suyo.” (Fuster García, 2007)

La razón ilustrada que buscaba la igualdad de los seres humanos no quería profundizar en la igualdad de los géneros, y ahondaba en la diferencia entre hombres y mujeres que se venía arrastrando desde siglos atrás. Sencillamente se pensaba que, en esta lucha contra los privilegios, el camino hacia el conocimiento era un asunto del hombre, en su sentido más literal.

Ante este panorama tan desolador, en el que incluso las mentes más “progresistas” las consideraban poco más que objetos decorativos, las mujeres solo podían obedecer o condenarse al absoluto ostracismo social si se rebelaban contra las ordenes de sus padres o tutores.

Y así la fabulosa María Anna Mozart fue sacada de los escenarios a la espera de que sus padres la casasen por obligación y sin amor. Ella se había enamorado de Franz D´Ippold, capitán y tutor privado, pero fue forzada por su padre a desechar su propuesta de matrimonio. Finalmente se casó con un magistrado millonario, Johann Baptist Franz von Berchtoldzu Sonnenburg, que era viudo por segunda vez y tenía cinco hijos de sus matrimonios previos, a los cuales María Anna ayudó a criar. También tuvo tres hijos propios: Leopold Alois Pantaleon, Jeanette y María Babette, que fallecería al año de nacer.

Se dedicó por entero a la crianza de sus hijos e hijastros y a ejercer de esposa a tiempo completo durante mas de dieciocho años, y no sería hasta la muerte de su marido en 1801 cuando regresase a Salzburgo y volviese a retomar su faceta de profesora de música. Tenía cincuenta años. ​Sus últimos años fueron duros puesto que, a pesar de quedarse ciega en 1825, continuó ejerciendo como profesora de piano y tocando este instrumento hasta su muerte el 29 de octubre de 1829.

María Anna en su madurez.

Murió sin dejarnos ninguna obra firmada y a día de hoy, muchos han sido los investigadores que se han interesado en recuperar su legado y poner en valor las obras compuestas por ella. Algunos historiadores aluden a la correspondencia que Amadeus mantuvo con Nannerl para afirmar que existen indicios de que ella escribía sus propias composiciones. El hermano pequeño le dirigió varias cartas en las que alababa su obra, calificándola de “hermosa”, y la animaba a seguir componiendo. Se especula con la posibilidad de que algunas de las composiciones primigenias atribuidas a Mozart sean, en realidad, obra de ella.

El investigador australiano Martin Jarvis señala que podría haber encontrado la «escritura musical» de María Anna, gracias a un estudio realizado por un forense especialista en documentos, basándose en el tipo de grafía encontrado en su cuaderno de notas denominado “Nannerl Notenbuch”, lo que confirmaría que compuso obras que su hermano menor utilizó para aprender a tocar el piano, pero actualmente esta información no ha sido corroborada oficialmente.

Cabe destacar que, durante la Edad Moderna, al igual que en la mayoría de periodos históricos, existían cierto tipo de roles que no estaban bien vistos si eran desempeñados por una mujer. La mayoría de profesiones que requerían de cualificación eran desempeñadas por hombres y si una mujer osaba a romper ese estereotipo social era discriminada y obviada por el resto de ciudadanos que la rodeaban; componer obras musicales entraba dentro de estos parámetros y debido a ello (además de a otras muchas causas, como ya hemos visto) muchas grandes compositoras jamás firmarían sus composiciones, siendo estas atribuidas a varones cercanos o a hombres de su propia familia, muy probablemente este sea el caso de Nannerl.

Es triste pensar, que tal vez si María Anna no hubiese sido silenciada por ser mujer podría haber opacado a su hermano y hoy ocuparía el lugar que le corresponde en la historia como la gran pianista y compositora que fue.

Concepción Silvestre Díaz, Profesora de canto e historiadora.


BIBLIOGRAFÍA:

CHARBONNIER, Rita (2016), “Nannerl, la hermana de Mozart”.

CRIADO TORRES, Lucía (2018), “El papel de la mujer en el Siglo XVIII. La educación y lo privado”.

FERRER VALERO, Sandra (2011), “Mujeres en la historia. Un genio silenciado, María Anna Mozart”.

FUSTER GARCÍA, Francisco (2007), «Dos propuestas de la Ilustración para la educación de la mujer: Rousseau versus Mary Wollstonecraft”.

G.M, Abel (2020), “María Anna Mozart, la hermana que inspiró a Amadeus”.

El sábado 8 de Julio, a las 19:30 en la plaza Mayor de Vallada, la banda sinfónica de la Unió Protectora Musical de Vallada realizará el habitual concierto anual dedicado a la importancia de la mujer para el mundo de las bandas de música

La compositora y directora malagueña Silvia Olivero Anarte la gran protagonista del evento, donde la UPM interpretara bajo la batuta de la excepcional maestra tres de sus más importantes obras de su extenso repertorio bandístico

La solista al corno inglés e integrante de la UPM, Beatriz Sala, deleitara al público con el estreno mundial de “El imposible olvido” transcripción para banda de la obra de la compositora malagueña

La segunda parte seguirá protagonizada por mujeres compositoras como son: Lucía Burguera, Sara Galiana y Julie Giroux bajo la batuta del director titular de la agrupación, Antonio Peris-Muñoz

Vallada, 04/07/2023

El sábado 8 de Julio a las 19:30 en la plaza Mayor de Vallada (Valencia) se celebrará el habitual concierto anual de la banda sinfónica de la Unió Protectora Musical de Vallada (UPM) dedicado a la importancia de la mujer para el mundo de las bandas de música.

Esta vez será la compositora y directora malagueña Silvia Olivero Anarte la gran protagonista del evento, donde la UPM interpretara bajo la batuta de la excepcional maestra tres de sus más importantes obras de su extenso repertorio bandístico.

También remarcar la solista al corno inglés e integrante de la UPM, Beatriz Sala, que deleitara al público con el estreno mundial de “El imposible olvido”  transcripción para banda de la obra de la compositora malagueña.

La segunda parte seguirá siendo 100% protagonizada por mujeres compositoras como son: Lucía Burguera, Sara Galiana y Julie Giroux, que con la banda sinfónica de la UPM y bajo la batuta del director titular de la agrupación, Antonio Peris-Muñoz no dejará indiferente a ningún asistente al evento.

Esta es una importante  e interesante iniciativa cultural por parte de la UPM de Vallada que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Vallada, una gran ocasión para todos los amantes de la buena música de banda a la que no podéis faltar.

La diseñadora Paula Cuesta es la autora del cartel del concierto, también integrante de la Unió Protectora Musical de Vallada.

Siempre hubo mujeres que rompieron los moldes en las clases sociales más bajas, pero no por ello menos importantes.

Sus posibilidades eran mucho menores, su ambiente social mucho más simple… pertenecían a la vida rural, de pueblo…

No tenían la oportunidad de contactar con ciertos niveles culturales.

Fuente: Las bandas, 7 de agosto de 2022 por Manoli Aracil

La música que se aprendía en los conservatorios no estaba a su alcance, pero sí tenían otros medios de contactar:las bandas de música, aunque el problema de estas agrupaciones era que se vivía el mismo rol de los parámetros de la época, las mujeres no eran bien vistas si las aficiones estaban fuera del hogar, lejos de sus obligaciones femeninas.  Afortunadas eran aquellas que podían ir a la escuela y aprender las enseñanzas básicas.

Es muy complicado recopilar datos de aquellas mujeres que comenzaron a incorporarse en las bandas de música, pues el resurgimiento de estas agrupaciones, comenzaron en las décadas de los años 30 y 40, precisamente cuando la Guerra Civil asedió España, una época en la que todavía era más difícil la incorporación femenina en las actividades sociales. Si una niña quería pertenecer a un grupo social (siempre regentado por chicos) debía de obtener el permiso de su familia, una responsabilidad que la mayoría de los profesores no querían asumir.

Otra de las causas por los que las bandas de música se desarrollaron sin presencia femenina fue porque las señoritas acudían a los colegios de monjas para adquirir una buena posición y con ello, un buen marido. En estos lugares, el aprendizaje musical se destinaba al piano, instrumento que las familias no podían adquirir por su elevado coste y al que las religiosas tenían más acceso ya que los de viento eran menos útiles para los servicios religiosos. Estos colegios se mantenían de las donaciones que los menos adinerados no se podían permitir, igualmente, y por esta misma razón, las alumnas de estos colegios siempre eran las de más nivel económico.

Durante la República, las agrupaciones musicales recibieron subvenciones y la distinción entre géneros no impactaba en lo social, pero al llegar la guerra lo cambió todo y agravó más el pensamiento discriminatorio Share on X

a República impulsó la educación musical en las bandas de música

En tiempos de la República hubo un hecho que propulsó a que las niñas a aprender en las bandas de música. Ocurrió porque las agrupaciones musicales recibieron subvenciones y la distinción entre géneros no impactaba en el género social, pero al llegar la guerra todo cambió y la posguerra todavía agravó más el pensamiento discriminatorio, la dictadura aisló al género femenino, les privaba de la participación en muchas actividades, una de ellas, la música, ya que eran grupos generalmente de hombres y a ellas se las limitaba al papel de acompañantes, novias, esposas de los músicos. Sin embargo, la mujer que hoy protagoniza nuestra historia, por circunstancias afines, pudo aprender en el ambiente de pueblo, pues fue el deseo expreso de su padre antes de marchar a la guerra, algo que el director de la banda de su pueblo aceptó. Este director era el Maestro Fayos, con influencias republicanas que le convertía en un adelantado a la época al no distinguir lo femenino de lo masculino en cuestiones de aprendizaje musical.

Pilar Higón, nuestra protagonista, lo recuerda como un hombre muy estricto, pero muy inteligente, avanzado a su tiempo y por supuesto, un gran músico. Así que con tan solo siete años y tomada la comunión Pilar comenzó a dar clases con él.

Las tres pioneras del Certamen de València

El Certamen de València retoma su actividad en 1939

En el año 1939 València se encontraba en una situación de devastación total, en julio solamente hacía cuatro meses que había terminado la guerra, sin embargo, los Valèncianos estaban deseosos de seguir con su cultura musical. El Certamen de València había sido suspendido en los tres años de situación bélica, pero el entusiasmo del pueblo Valènciano hizo que en julio de 1939 se volviera a celebrar.

Las instituciones valencianas se preocuparon de notificar a las bandas de música que mandaran un informe de su situación ante la preocupación que el efecto de la guerra les hubiera podido causar. A través de este informe se podrían celebrar en cierta manera algunos festejos musicales en la Feria de Julio. Este detalle fue una gran motivación para los músicos, un gran empuje que les hizo de nuevo superarse.

Tres mujeres de Castelló de la Ribera

El resultado y las anécdotas fueron continuadas, incluyendo entre todo ello un hecho sorprendente para la época: en una de las bandas de música participantes, concretamente en la Agrupación de Castellón de la Ribera (Villanueva de Castellón) actuaron tres niñas, algo que dejó perplejo al público. El director tuvo el detalle, por cortesía de que subieran ellas primeras al escenario seguidas del músico más joven y tal fue el entusiasmo que los allí asistentes se pusieron en pie y comenzaron a aplaudir. Hemos podido escuchar audios en los que Pilar cuenta como ellas y sus compañeras no sabían muy bien lo que estaba pasando, pues eran demasiado jóvenes, tan solo tenían 15 años y el orgullo y la autoestima se elevaron ante aquella reacción por parte de los aficionados.

El día de El Corpus fue su primera actuación, un concierto en la Plaza de la Iglesia. Con tan solo 15 años, Pilar hizo de solista en la obra “El Regalo de Boda” de Soutullo y Vert Share on X

Estas chicas de las que hablamos eran Pilar Higón Blat, Elvira Ortiz Candel Elisa Peñalva Garrigues. El hecho de poder pertenecer a esta agrupación se debió a que sus hermanos y uno de los novios de ellas eran músicos, por lo tanto, gozaban siempre de compañía tan habitual en la época…

A pesar de pertenecer al ambiente rural, tuvieron la fortuna de que el Consejo Local de la Primera Enseñanza diera una subvención de mil pesetas anuales para la escuela con la condición de que pudieran asistir a las clases cualquier niño o niña de la población. Esta idea era la que conllevaba al pensamiento republicano, el acceder a la educación y la cultura de forma local, ideas del gobierno de la época que hacían que no solo las señoritas que optaban a casarse con las clases sociales más altas fueran las que tuvieran la oportunidad de dejar las labores rurales a un lado y poder comprar un piano para su educación. De esta forma, los instrumentos de viento, por entonces situados en las bandas de música ya podían tener disposición a cualquier niño o niña. Se abrieron las matrículas libremente y fueron muchas niñas las que ingresaron en la Sociedad Musical, hasta once se pueden apreciar en las fotografías, pero con el tiempo solo perduraron Pilar, Elvira y Elisa.

Aquellas niñas en sus clases de música con mucha añoranza. Debían de asistir al mediodía y en la tarde después del colegio. Los niños se situaban a un lado del maestro Fayos, las niñas al otro y uno a uno los llamaba. De vez en cuando, por sorpresa llamaba a alguno en particular para saber si había estudiado. Si así era, al día siguiente le hacía realizar el análisis. El libro era el de Hilarión Eslava. Los alumnos más adelantados le ayudaban en las labores de enseñanza.

Las niñas se enfrentaban a problemas sociales para asistir a clase

No siempre había instrumentos disponibles y tampoco demasiado dinero para comprarlos, de ahí que muchos abandonaban las clases por desilusión, ya que no sus familias no tenían recursos para comprarlos de forma propia. A ese problema, a las niñas se les sumaba el compromiso de tener que hacerse responsables en las salidas, algo que de lo que el maestro no quería hacerse cargo. Aun así, nuestras tres protagonistas fueron adelantadas, eran las más mayores de la escuela, se les prestó instrumento y en 1939 se incorporaron a la formación. Ellas siempre pensaron que eran porque tenían familiares cercanos dentro de la agrupación, hermanos y padres, los hombres de sus casas que podían hacerse cargo de ellas y efectivamente esa era una de las mayores ventajas.

A Elisa se le adjudicó el saxofón alto, Elvira y Pilar el soprano. Esto también fue una causa de género, ya que el saxofón fue inventado a principios del siglo XIX (1840) y todavía no tenía referentes de masculinidad.

Las dependencias de la Escuela de Música fueron ocupadas por las Brigadas Internacionales durante la Guerra y en 1936 se trasladaron a la casa de Elisa. Al pasar el conflicto civil, la plantilla había pasado de 75 músicos a 63, por ello también añadieron a las niñas para poder cubrir plazas.

El Certamen de València se realizó con anterior informe previo

El día de El Corpus fue su primera actuación, un concierto en la Plaza de la Iglesia. Con tan solo 15 años, Pilar hizo de solista en la obra “El Regalo de Boda” de Soutullo y Vert.  Ocupaba la plaza del primer papel e hizo muchas veces interpretaciones de este tipo, con gran responsabilidad. Esto fue en el mes de junio, y ya en julio se comunicaba en prensa que las sociedades musicales presentaran el dicho informe a la Concejalía de la Delegada de Fiestas del Ayuntamiento de València para saber el estado de sus plantillas. En el mes de julio se les convoca a una reunión para cambiar impresiones sobre la posible organización de festejos musicales, aunque diferentes al tradicional Certamen que siempre se celebraba en dicho mes con motivo de la Feria. No era posible celebrarlo como siempre por el estado en que se encontraban las bandas de música y por ello se realizó a modo de Festival y no de concurso para que no existiera presión de competición.

Los días 20 y 21 de julio a las cuatro de la tarde en la Plaza de toros, las bandas participantes fueron:

SECCIÓN SEGUNDA: Sociedad Artístico Musical “La Nueva” de Játiva  (50 plazas) . Sociedad Musical de Alcudia de Carlet (45 plazas) .Unión Musical de Montserrat (48 plazas).Banda Municipal de Alacuás (50 plazas). Banda Artística Musical de Alginet (43 plazas)

PRIMERA SECCIÓN (hoy en día Sección de Honor): Banda Primitiva de Liria (62 plazas). Banda “La Lira Castellonera” de Villanueva de Castellón (70 plazas). Unión Musical de Liria (64 plazas).

Fuera de programa actuaron la Banda de Milicias de la F.T.E.  y de las J.O.N.S. por parte de la Jefatura de València, además de la Banda Municipal de València.

El 20 de julio antes del concierto se realizó el desfile en el mismo orden de actuación. Al llegar a la Plaza de toros, las bandas participantes tenían que interpretar una obra de compositor internacional. El 21 de julio, igualmente se celebró el desfile y a la llegada de la Plaza de toros se debía de interpretar una obra de compositor nacional.

Los respectivos pasacalles no tuvieron el mismo recorrido. El 20 de julio se hizo el siguiente itinerario: la salida desde la Plaza de la Virgen y a continuación las calles Miguelete, Zaragoza, San Vicente, Marqués de Sotelo, Plaza del Caudillo y llegada a la Plaza de toros. El 21 de julio salida desde la Glorieta, Pintor Sorolla, Barcas, Plaza del Caudillo, Ribera y llegada a la Plaza de toros. La Sección Segunda ocupó la primera parte y la Sección Primera la segunda.

Despiece     

El programa de 1939 fue el siguiente:

DIA 20 de julio. Primera Audición

PRIMERA PARTE. Segunda Sección

-Sociedad Artístico Musical “La Nueva” de Xátiva ……… La Granjera de Arnés. Selección (Rosillo)

– Sociedad Musical Alcudia de Carlet ……………………………… Danzas Españolas XI y XII (Granados)

– Unión Musical de Montserrat …………………………………… La Tempranica. Selección (G. Giménez)

– Banda Municipal de Alacuás ……………………. La Leyenda del Beso. Intermedio (Soutullo y Vert)

– Banda Artística Musical de Alginet ………………… La Leyenda del Beso. Fantasía (Soutullo y Vert)

SEGUNDA PARTE. Primera Sección

– Banda Primitiva de Liria …………………………………………. Tanhäuser. Obertura (R. Wagner)

– Lira Castellonense de Villanueva de Castellón ……….. Toccata y Fuga (Bach-Varela)

Unión Musical de Liria ……………………………… Pinos de Roma. Poema Sinfónico (Respighi-Varela)

TERCERA PARTE

– Banda de Milicias de la FTE y de las JONS

– Banda Municipal de València.

DIA 21 de julio. Segunda Audición

PRIMERA PARTE. Segunda Sección

– Sociedad Artístico Musical “La Nueva” de Xátiva ……………………… Oberon. Obertura (Wèber)

– Sociedad Musical Alcudia de Carlet ……………………………………… Euryanthe. Obertura (Wéber)

– Unión Musical de Montserrat ……..……………………………………..…. Rienzi. Oertura (R. Wagner)

– Banda Municipal de Alacuás …………………………………………………………….. Egmont (Beethoven)

– Banda Artística Musical de Alginet ……………………..…… Andante de la 5ª Sinfonía (Beethoven)

SEGUNDA PARTE. Primera Sección

Banda Primitiva de Liria ………………………………. El Festín de Baltasar. Poema Sinfónico (S. Giner)

– Lira Castellonense de Villanueva de Castellón … La Leyenda del Beso. Selección(Soutullo y Vert)

Unión Musical de Liria …………………………………………………………… Amor Brujo. Suite (Falla-Varela)

TERCERA PARTE

– Banda de Milicias de la F.T.E. y de las J.O.N.S.

– Banda Municipal de València.

Pilar falleció hace tan solo cuatro años

El centrarnos en la figura de Pilar Higón Blat, es porque fue la última en fallecer, lo hizo hace tan solo cuatro años y hemos podido recopilar todos estos datos a través de la colaboración de su familia y de la gran aportación del trabajo de investigación realizado por Laura Capsir Maíques (investigadora independiente y profesora en el I.E.S. Cárcer). En los audios que se conservan Pilar, con 80 años, cuenta perfectamente los recuerdos de sus clases de música, de cuando su madre habló con el Maestro Fayos para expresarle el deseo de su padre para aprender música y a la contestación que este le dio: “dili a la xiqueta que arrive esta vesprada a clase”. Otro de sus comentarios que cuenta con emoción es: ”Si te sabías la lección, al día siguiente la analizabas (qué compás era, el valor de las figuras, tonalidad…), de esta forma el maestro quedaba convencido de que la habías aprendido y comprendido”.

El Maestro Fayos murió durante una actuación, tocando en el escenario. Fue sustituido y entró uno más tradicional. Pilar se desilusionó un poco y su madre para evitar que abandonara le hacía ir a casa de otro músico a seguir aprendiendo. Allí se impregnó de otros conocimientos, ya que acudían alumnos de mayor diversidad y con diferentes aspectos musicales. Recuerda como uno de ellos le explicaba los temas de las obras, algo en lo que ella nunca puso interés, por ejemplo, le explicaba el porqué de los efectos musicales de la 1812 y su descripción.

Elvira solo duró unos cuantos meses, Elisa y Pilar estuvieron tres años más asistiendo a todos los actos, siempre con la misma igualdad y remuneración que el resto de sus compañeros, pero por deseo expreso de su marido abandonó a pesar del esfuerzo que le supuso llegar. Él continuó durante más de 50 años. A ello se les suma la afición de su hijo y sus nietas.

Estas tres mujeres abrieron una brecha en el mundo de las bandas de música, aunque en esta misma agrupación ya no se incorporaron más hasta 30 años después en la década de los 70.

Como demuestran todos estos datos, en esta población ya existieron educandas desde 1935. Un hecho fuera de lo común. Quedaron relegadas en el olvido al desparecer, pero nosotros hemos querido sacar esta historia a la luz, pues hasta mediados de los 70 ya no hubo existencia de mujeres. Durante estas décadas, el desarrollo social varió poco, pues se encontraron con las mismas dificultades, no les era fácil que les entregaran instrumento y tampoco ir a las actuaciones fuera de la población.

A muchas se les truncaba el sueño de aprender música por estas razones, era mucho más femenino estudiar violín y piano, los colegios religiosos seguían dando esta oportunidad, exactamente en esta población el Colegio de las Dominicas estuvo funcionando de esta forma hasta 1972. En aquel año, se acabaron las oportunidades de dar clase de música en el centro por el traslado de la religiosa que las impartía; es entonces cuando un grupo de diez niñas pasaron a la escuela de la agrupación musical para continuar sus clases de música. De ahí el aumento e introducción de las mujeres en la Sociedad Musical Lira Castellonense. Aparte de sus conocimientos de piano adquirieron clases de violín que por entonces impartía en la escuela Salvador Seguí. 

La cifra de alumnas se disparó con la oportunidad de los instrumentos de calle

A partir de 1976 se abrió la oportunidad de entregar a las chicas instrumentos de calle y la cifra de educandas se disparó llegando a casi un total de 100 alumnos en la escuela. Otro aspecto a destacar fue la introducción en los años 80 de la escuela de adultos. En ella acudieron mujeres que después de la crianza y las labores del hogar buscaban su tiempo para aprender aquel sueño que les arrebataron de niñas. Hoy en día, el porcentaje femenino es de un 35%. Se demuestra así el avance generalizado.

La Federación Extremeña de Bandas de Música organiza el I Curso de Dirección Lucía Marín, que se celebrará del 2 al 4 de septiembre en Villafranca de los Barros.

CONTENIDOS

  • La figura del director de orquesta, claves para una formación integral.
  • Técnica de dirección y principios de la fenomenología musical de Sergiu Celibidache.
  • Análisis técnico y musical del repertorio del encuentro.
  • Técnicas de Ensayo

REPERTORIO

  • Diego Pérez (David Rivas)
  • Las Arenas (Manuel Morales)
  • Andrés Contrabandista (óscar Navarro)
  • Folk Dances (Schostakovich)
  • Diego de Acevedo (Mv. I-III-V-VIII)
  • Suite Militar en Mib (Holst Mov I-II-III)
  • Ruckus (Randall D. Standridge)
  • African Symphony (Van McCoy)
  • El Cumbanchero (R. Hernández)

HORARIOS

Viernes 26 Agosto: Clase Online de Preparación 

Viernes 2 Septiembre:

  • 17:00h: Presentación del curso + clase teórica
  • 19:00 a 21.30: Prácticas con Banda 

Sábado 3 Septiembre: 

  • 10:00h: Clase Teórico Práctica 
  • 30 a 14.00: Prácticas con Banda 
  • 17:00h: Prácticas con Banda 
  • 19:00h: Clase teórico practica 

Domingo 4 Septiembre: 

  • 11:00h: Prueba acústica 
  • 12:00h: Concierto de Clausura

Lucía Marín (Linares, 1982) es una de las más destacadas directoras de orquesta españolas de la actualidad. En su debut con la Orquesta Nacional de España la prensa especializada dijo de ella:

Reconocida por el periódico El País como una de las jóvenes valores de la dirección de orquesta española, y por la Revista Ritmo como “Arte y Pasión en el pódium para el siglo XXI”, Lucía ha dirigido un gran número de las orquestas españolas cosechando grandes éxitos, entre las que destacan: la Orquesta Nacional de España, Orquesta Sinfónica de Radiotelevisión Española, de Galicia, de Castilla y León, de Tenerife, Navarra, del Principado de Asturias, de Euskadi, Filarmónica de Málaga, de Gran Canaria, Oviedo Filarmonía, de Valencia, Ciudad de Granada, Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid, y Joven Orquesta de Canarias.

También ha dirigido numerosas bandas de la geografía española entre las que destacan la Banda Municipal de Jaén y la Banda Sinfónica Municipal de Madrid, y su interés por la pedagogía de la dirección le ha llevado a ser invitada a impartir Encuentros de Dirección regularmente por distintos puntos de nuestro país desde 2016. En ese mismo año fue jurado del prestigioso Certamen Internacional de Bandas de Música Ciudad de Valencia. Ha sido distinguida como socia de honor, insignia de plata y directora honorifica de muchas de las asociaciones musicales con las que colaborado.

Lucía Marín cuenta con un amplio repertorio sinfónico y lírico, con más de 15 producciones operísticas y ha dirigido distintos países como España, Italia, Portugal, Austria, Rumanía, China y Estados Unidos. Su amplia formación académica incluye el doctorado en dirección de orquesta por la Universidad de Kentucky, y master en dirección de orquesta por la Universidad de Illinois, ampliando sus estudios con Jorma Panula, Peter Gülke en la Internationale Sommerakademie Mozarteum, y la Riccardo Muti Italian Opera Academy. Lucía Marín estudió la carrera de piano con pianista Pilar Bilbao en el Conservatorio Superior de Sevilla, y la carrera de dirección de orquesta en el Centro Superior de Música del País Vasco siendo su maestro Enrique García Asensio.

A lo largo de su carrera ha sido distinguida con los premios de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla 2006, Premio Andaluces del Futuro 2009, Premio Jaén Joven de las Artes del Instituto Andaluz de la Juventud 2014, Premio Cultura Viva ¨Artista Revelación ̈2017, Premio Ideal de Cultura 2019, y reconocida por su tierra con La Bandera de Andalucía 2020.

Dossier y hoja de inscripción en pdf

 

Ampliamos su biografía con testimonios familiares de Mari Paz Hurtado, su hija

Realizar un trabajo como el que estamos haciendo en la sección de “Pioneras” lleva en ocasiones a encontrar anécdotas y sorpresas que sin este tipo de indagaciones no saldrían nunca a la luz.

En este caso nos ha sucedido con María Teresa Andrés Blasco (véase Pioneras 5 lasBandas#46, y en www.lasbandasdemusica.com, 30/11/2021), una mujer que pocos datos se tenían de ella. Sin embargo, al publicar su vida en este periódico, la información recayó en mano de uno de sus familiares, que se hizo eco de la noticia y nos puso en contacto con Mari Paz Hurtado Andrés, la única hija de María Teresa.

Su obra fue recopilada por el padre jesuita Vicente Tena

Ha sido un hallazgo muy importante el poder contactar con Mari Paz, ya que hemos podido conocer muchos más detalles de la vida de su madre, no solo de sus recuerdos, sino  con documentos que corroboran datos y hechos de la vida de esta compositora, entre ellos una entrevista que le realizó la periodista María Ángeles Arazo, en la  que muestra la gran alegría que María Teresa Andrés obtuvo al comprobar que su obra por su gran calidad se vio reflejada en uno de los volúmenes destinados al Ayuntamiento del Valencia publicados por el padre jesuita Vicente Tena. Él mismo fue el que recomendó a María Teresa a la periodista para la entrevista. En ella se especifican detalles como su sencillez en sus acciones y contestaciones. La describen como una mujer con mirada clara y bondadosa, con expresión maternal. Ella misma se define como una simple ama de casa que compuso por primera vez a los 42 años al escuchar un programa de radio.

Vicente Tena la compara con compositoras como María Teresa Oller, María Dolores Soriano Raga y Matilde Salvador, a lo que ella destacó que les separa de esta última en que Matilde fue la única mujer que había compuesto una ópera y era mucho más internacional.

Su sueño de ser pianista se vio frustrado a causa de su enfermedad

Ser pianista de conciertos quedó en un sueño frustrado al sufrir asma, ya que tuvo que hacer reposo durante dos años. Sol, tranquilidad y aire era lo que necesitaba para su enfermedad, por ello se trasladó a Benimarfull, cerca de la Sierra de Mariola, un ambiente de pueblo rodeado de naturaleza… y que luego sintió dejar… Una de las anécdotas que cuenta de su estancia allí fue cuando su padre le llevó dos candelabros al pueblo, estos eran del piano y al reconocerlos se le llenaron los ojos de lágrimas, pues el piano ya venía de camino en el tren y le hizo una grandísima ilusión. Al poco tiempo comenzó la Guerra Civil Española y todo cambió.

Otra de las preguntas que le realizan en la entrevista es si lamentaba el no haber podido ser concertista, a lo que ella, cruzando sus manos sobre su cuaderno contestó: “lo lamento, pero no por ello puedo llamarme una mujer no realizada. Dios me dio por esposo un hombre bueno con el que he compartido alegrías y tristezas; he tenido una hija que me ha hecho abuela. Creo que el ciclo vital humano está cumplido. Queda la música, a la que quizá vuelva…una cita a la que acudir.”

 

Mari Paz no siguió los pasos de su madre, sino los de su padre.

Mari Paz, hija de María Teresa, actualmente tiene 77 años. No siguió los pasos musicales de su madre, pero siempre tiene en el recuerdo el piano que siempre estuvo en su casa. Su madre nunca consiguió aficionarla, siguió más bien el camino de su padre, Ernesto Hurtado, que fue escritor.

Siempre recuerda a su madre tocando el piano, dando clases de solfeo a los hijos de sus amigas, sobre todo a los de Dolores Gallent, muy buena amiga de María Teresa que estudió junto a ella en el Conservatorio. Su amistad fue muy duradera al ser pocas mujeres las que acudían a realizar estudios musicales.

Nos cuenta Mari Paz que sus padres se conocieron porque vivían en el mismo edificio en Valencia. Recuerda perfectamente todos los nombres que tuvo la misma calle según iba creciendo Valencia. Sus abuelos paternos y maternos eran vecinos, estaban muy bien posicionados, vivían en el centro del Valencia y los niños salían unos con otros a jugar a la calle, entre ellos, sus padres. Con el tiempo la amistad se hizo más intensa y se veían más a menudo. Como ella tenía seis años más que él, algo que no estaba muy bien visto en aquella época, dejaron la relación, pero cuando María se enteró que iba al frente de Córdoba no dudó ni un momento en ir a despedirlo, le era indiferente que estuviera mal visto que acudiera una mujer sola a la estación a despedir a los soldados que marchaban.  Y a raíz de eso siguieron la relación, comenzaron a escribirse, se casaron el 27 de octubre de 1943 y el año siguiente nació Mari Paz. Por cuestiones como estas, dice, siempre ha considerado a sus padres más avanzados a la época.

Después de regresar de la guerra, los que habían luchado en la zona roja, tuvieron que hacer el servicio militar con los vencedores de la guerra y Ernesto fue destinado a Burgos, donde pasó 3 años.

María Teresa nunca paró de tocar el piano aún después de casada. Mientras la mayoría de mujeres realizaban labores del hogar, ella mataba el gusanillo dando clases, tocando, componiendo…

La primera composición de María Teresa fue un chotis dedicado a un programa de radio.

Su primera composición la realizó a los 24 años. Escuchando un programa de radio que tenía como nombre “Ellos son así”, cuyas locutoras eran Mara Calabuig y Patrocinio Tamarit, María Teresa se sentó al piano y compuso un chotis al que le puso como título el nombre del programa. El estreno tuvo mucho éxito (Mari Paz le acompañó al estreno, pero lo recuerda vagamente ya que era muy pequeña). Este éxito le animó a seguir componiendo, retomando las clases con su antiguo profesor don Pedro Sosa que siempre confió en ella como muy buena alumna. También con Fornet, Eduardo López-Chavarri, José María Cervera.

Asistía a clase dos o tres veces por semana, a las que Mari Paz la acompañaba algunas veces. Ella recuerda que mientras su madre recibía clases de don Pedro, su esposa le ofrecía chocolate calentito en la cocina para que la espera se le hiciera más amena. Los recuerda con mucho cariño como una pareja de ancianos a los que conforme se fue haciendo mayor se dio cuenta que tuvo mucha suerte de conocer a aquel gran músico y profesor del que tanto aprendió su madre.

Mari Paz asistió al Colegio de las Dominicas y realizó la carrera de Magisterio, aunque nunca la ejerció. Nos cuenta que las clases eran muy tenebrosas con demasiada gente y casi no se podía escuchar al profesor. Eran tiempos de necesidad y antes de finalizar los estudios comenzó a trabajar por mediación de un amigo de su padre para sustituir a una secretaria en un despacho de una importante empresa del plástico. Allí conoció a su marido.  En aquella época era costumbre que las mujeres al casarse abandonaran el puesto de trabajo, así que cuando Mari Paz y su marido decidieron comprarse un piso, el jefe le preguntó cuándo dejaría el puesto de trabajo, a lo que ella le dijo que tenía entendido que podía seguir trabajando, aunque se casara. Consultado con la central de Barcelona le dieron la autorización sin tener que elegir entre su vida personal y su trabajo, aunque posteriormente cambió de empresa.

 

Unos  padres adelantados a la época

Siempre ha considerado a sus padres como adelantados a la época. Su madre siempre fue feliz tocando el piano y muy satisfecha con sus composiciones. Dejaba sus partituras a las bandas de música y le hicieron muchos encargos de pasodobles, entre los más famosos destacan “Claveriesa Valenciana”, encargado por un grupo de claveriesas. Otro de ellos es “El Delirio Che”, realizado para la Banda de Gorga, el cual tiene ese título porque cuando fueron a registrarlo en la SGAE ya existía, así que se le añadió el “Che”.

En sus últimos años Bernardo Adam Ferrero le instrumentaba los trabajos para banda, que eran interpretados y grabados por la Banda del Maestrazgo Nº 3 en donde él era director. Mari Paz todavía conserva las cintas de casetes de aquellas grabaciones. Uno de los pasodobles que se estrenó bajo la batuta de este director fue “Serra Engarcerán”, dedicado en agradecimiento al padre Tena. Fue interpretado el 30 de marzo de 1984 por la Banda Sinfónica “La Artesana” de Catarroja bajo la dirección de Salvador Chuliá y Bernardo Adam Ferrero como director invitado.

María Teresa falleció el 29 de junio de 1992 y en los últimos 2-3 años tuvo Alzheimer, pero con una gran vida de satisfacción musical, de la cual ha dejado muestra y de la que su familia se siente muy orgullosa. Fue una mujer muy valiente, nunca desfalleció en los malos momentos, no dudó en trabajar cuando hizo falta para sacar su casa adelante. Hubo una época en la que se encargaba de buscar anunciantes para la radio y a la que Mari Paz también acompañaba. Una figura femenina que se merece estar entre las grandes pioneras y a la que con mucho cariño desde nuestra sección se merece nuestro reconocimiento.

Nuestro gran agradecimiento a su hija Mari Paz, su sobrino Carlos y su nieta Victoria por aportarnos esta información tan valiosa.

La directora de Alzira, que está al frente de la Orquesta, liderará las dos formaciones de la entidad hasta el mes de noviembre, fecha en la que la junta directiva consultará a los músicos y decidirá el relevo 

La sociedad musical ha actuado con rapidez para gestionar de forma eficaz y con urgencia la interinidad, los compromisos adquiridos de la Banda Sinfónica y su normal funcionamiento tras la dimisión de Carlos Aguado 

Clari ya ha realizado tres ensayos con la formación, y en ellos ha podido percibir una “actitud muy implicada” y “muchas ganas” en la preparación de los próximos conciertos y ha destacado que cuenta con “buenos músicos”  

La  SAM d’Alginet, que ha recibido currículums de numerosos profesionales, ha evaluado las candidaturas tanto en la vertiente artística como en la capacidad para cohesionar al colectivo y de trabajar en equipo  

Clari, musicóloga y clarinetista, dirigió a 1.000 músicos de 30 bandas en Valencia el pasado noviembre. El concierto, impulsado por la Generalitat y la FSMCV, tenía como objetivo apoyar la candidatura de las sociedades musicales para ser reconocidas como Patrimonio Inmaterial de la Unesco

Alginet, 8 de junio de 2022 

La directora Olga Clari.

Olga Clari ha asumido la dirección de la Banda Sinfónica Societat Artística Musical (SAM) d’Alginet tras la dimisión de Carlos Aguado. De esta manera, la directora de Alzira, que está al frente de la Orquesta, liderará las dos formaciones de la entidad hasta el mes de noviembre, fecha en la que la junta directiva tomará una decisión sobre el relevo en la agrupación bandística, y mascarón de proa de la sociedad musical, tras recabar la opinión de los músicos.  

La sociedad musical ha actuado con rapidez para gestionar de forma eficaz y con urgencia la interinidad, los compromisos adquiridos de la Banda Sinfónica y su normal funcionamiento. Clari ya ha realizado tres ensayos con la formación, y en ellos ha podido percibir una “actitud muy implicada” y “muchas ganas” en la preparación de los próximos conciertos. La directora se ha mostrado satisfecha y “muy contenta” por el ambiente musical que ha reinado en estos días y ha destacado que cuenta con “buenos músicos”.  

La  SAM d’Alginet, que ha recibido currículums de numerosos profesionales para la dirección de la banda, ha evaluado las candidaturas tanto en la vertiente artística como en la capacidad y solvencia para cohesionar e ilusionar al colectivo, de trabajar en equipo con el resto de profesionales (directores artísticos, director de la escuela de música, director del centro de música autorizado…) que conforman la entidad, así como con los responsables de la sociedad musical. En este protocolo de actuación, la junta directiva consultará a los músicos de la Banda Sinfónica. 

Olga Clari dirigió a 1.000 músicos de 30 bandas de música de la Comunidad Valenciana en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia que se celebró el 21 de noviembre de 2021. En el concierto, con el lema Gran Paquito y que celebraba la festividad de Santa Cecilia, patrona de los músicos; se interpretó Paquito el Chocolatero de Gustavo Pascual, el pasodoble valenciano más internacional y la obra que más derechos de autor ha generado, así como El tío Ramón y Xàbia de Ramón Salvá, Amparito Roca de Jaime Teixidor y València del maestro Padilla, entre otros.  

Patrimonio Inmaterial de la Unesco

La iniciativa se enmarcaba en el proyecto Terra de Música, impulsado por la Generalitat Valenciana y la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV), que tiene como objetivo poner en valor a las sociedades musicales y apoyar su candidatura para ser reconocidas como Patrimonio Inmaterial de la Unesco.  

La directora alcireña posee el Título Profesional de Clarinete y los superiores de Musicología y Dirección, así como el Máster universitario en investigación musical y el de dirección de Orquesta que ha finalizado recientemente en la Escuela Superior de Música de Alto Rendimiento (ESMAR) con el maestro Cristóbal Soler. Además de la Banda Sinfónica y la Orquesta de la SAM d’Alginet, Clari dirige a la  Banda Sinfónica de la Unió Musical La Pobla de Farnals y finalizará su vinculación con la Banda del Centre Instructiu Musical de Benimaclet en este mes. En julio de 2021 ganó el curso y concurso de dirección de orquesta de los XXXVI Cursos Ciutat de Cullera impartido por Carlos Garcés. 

Concierto en el Teatre Modern
La SAM d’Alginet ofrecerá un concierto con el programa L’Escola canta en el que participarán los alumnos del coro del Centro de Enseñanzas Profesionales de Música, dirigidos por Consuelo Gómez, y el Grup de Percussió Stick Trencat, bajo la dirección de Marc Sotorres, que actuarán en el Teatre Modern el viernes 10 de junio a las 19.30h. 

La sociedad musical, fundada en 1894, es uno de los referentes del movimiento asociativo valenciano y de interés público y social en Alginet y La Ribera Alta por su dilatada historia. Cuenta con un centro de música autorizado con 129 alumnos, una escuela de música con 302, una banda sinfónica con 110 músicos, y agrupa en su seno a otras formaciones artísticas como la banda juvenil, orquesta, coro y un grupo de percusión que integran un total de 238 intérpretes. Asimismo, 300 socios conforman la masa social que da soporte al proyecto que fomenta.  

La SAM d’Alginet es miembro de la FSMCV, una asociación que agrupa a 550 sociedades musicales, con 43.000 músicos, 60.000 alumnos y más de 200.000 socios, que representan el principal agente cultural del territorio según la Universitat de València.