Reparación de Instrumentos

Entradas

Método casero y natural con pasta de nueces para quitar arañazos en instrumentos musicales.
Se pueden reparar ralladuras en la madera de los instrumentos musicales con una pasta que deberemos componer a base de nueces. Las características de esta composición altamente en grasas de este alimento tan especial y utilizado para uso comestible, junto con la pulpa logran fundirse fácilmente en la preparación de este novedoso material donde aparecerá algo genial en la retirada de los arañazos en los instrumentos musicales, sea madera de clarinete, oboe, flautas etcétera.
La aplicación de la pasta de nueces se realizará previamente con un preparado previo y en óptimas condiciones, siguiendo estos pasos que te facilito que ayudará enormemente :
Primero debes triturar las nueces para obtener una harina o polvo fino.
Humedece esta harina obtenida de nueces con un poco de aceite de oliva.

Frota la mezcla en los instrumentos musicales de madera, de tal forma que rellenes esas piezas en la madera, con otro paño limpio de algodón más suavemente en esta segunda ocasión deja que la mezcla quede bien depositada en las zonas arañadas o veteadas.

Deja que se seque unos 20 minutos para obtener el efecto reparador.

Elimina el exceso de la pasta de nueces pasando un paño de algodón por la superficie realizando una frotación suave, observando cómo ha sido el resultado final.

Procura repetir el proceso semanalmente hasta obtener una óptima pero inmejorable restauración, os puedo asegurar que el resultado y su finalidad están garantizadas.

Observaréis un brillo muy especial, pero lo más importante es que vuestro instrumento quedará paso a paso completamente restaurado y con una integridad que os sorprenderá.

Esta información la obtuve cuando estudiaba bellas artes en el área de restauración de muebles antiguos, y entre ellos los fabricados en ébano y maderas nobles.

Desearía que está información os pueda servir de ayuda.
En breve realizaré más aspectos técnicos de este tipo.
Muchas gracias.
Manuel Martín Ventura
En este artículo vamos a comprender que operaciones debemos realizar para corregir o reparar piezas de instrumentos musicales fabricadas en baquelita, un material polímero muy extendido en la fabricación de instrumentos de gama media o baja para estudiantes de iniciación, así como la gran diversidad de boquillas fabricadas con este nombre, pero con unas características muy mejoradas. Este producto puede ser realizado a través de polímeros a determinadas temperaturas de fusión, eso determinará en parte las características y también su idoneidad para transmitir el sonido.
La pregunta clave es que es la baquelita.
La baquelita fue el primer plástico sintético. Como lo describió su inventor Leo Baekeland, es el material que tiene infinidad de usos, para muchos sectores, entre ellos el sector musical.
Con respecto a su composición, se trata de una resina polimérica formada por la condensación del fenol y el formol.
También es importante saber que posee azufre que muchas veces hace que al estar en contacto con materiales de plata o bañados en plata, estos reaccionen químicamente y se oscurecen, creando ese tono ennegrecido en el área que está cerca de este polímero.
Debemos limpiar los objetos con pasta de limpieza no abrasiva, y si tenemos cierta destreza, aplicando un poco de calor en las piezas de plata o bañadas en plata, haremos que la acción realizada por este elemento desaparezca y con ello al aplicar el limpiametales, este haga brillar más rápidamente y quedé desinfectada la pieza tratada.
Pegamentos que podemos utilizar para optimizar la rotura de piezas fabricadas en baquelita.
Existen muchos tipos de pegamentos que se pueden utilizar en la baquelita. De las mejores opciones que puedes encontrar en el mercado entre pegamentos para plástico, están el pegamento epoxi, el cianocrilato , y realmente bien utilizados dan un buen resultado, pero debemos saber determinadas condiciones que pueden variar en la adhesión de piezas.
Depende de tus necesidades al realizar las reparaciones, y claro está que aparece la pregunta de cuál utilizar.
Baquelita preguntas que debemos hacernos previa a su disposición de materiales de pegado:
Qué debemos evaluar para realizar una buena adhesión.
En qué condiciones estan los elementos del instrumento musical roto o deteriorado.
Verificar si es una rotura pequeña o de gran dimensión.
Saber si la o las piezas a pegar del instrumento van a estar en contacto con humedad o altas temperaturas
La pieza a pegar puede estar expuesta a una alta presión.
Cómo determinar y elegir el pegamento que necesitarás para optimizar las piezas en nuestras reparaciones.
Cianocrilato
Pegamento de ciacrilato
Es el pegamento ideal si lo que quieres pegar o unir son piezas pequeñas.
Una de las ventajas que ofrece este tipo de pegamento es que tiene un tiempo de acción casi inmediato, en promedio unos 10 segundos.
Lo negativo es que no es el mejor para adherir elementos que estén en contacto con agua, o saliva es ahí donde aparece la duda y dónde un técnico procederá en consecuencia, ya que una boquilla rota puedes pegarla con cianocrilato, pero evidentemente va a existir un contacto con la humedad, lo que puede condicionar a una rotura de la pieza pegada. Es por eso que todos los elementos que necesiten ser lavados o se les ejerza presión, torsión o que estén expuestos a cambios de temperatura de una manera brusca, habrá que determinar el pegamento idóneo.
Paremos a pesar si la baquelita es una resina con componentes polímeros, que mejor para repararla que utilizar un mismo producto que ejerza esa adhesión, no os parece?
Pegamento de Epoxi sería una opción excelente con esta composición de dos elementos:
Una resina o polímero termoestable y un catalizador; al combinar estos productos se genera una reacción que lo endurece.
Dentro de sus ventajas
Se adhiere rápido.
Forma parte de los pegamentos más fuertes para pegar plástico
Es impermeable y también invisible, además se fija en superficies húmedas
Perfecto si el producto que necesitas pegar estará en contacto con el agua.
Otro elemento de pegamento recomendando es el Super pegamento
Este pegamento es otra excelente opción. Está basado en el cianocrilato que ya hemos nombrado, pero este elimina parte de sus desventajas, ya que es resistente a distintas temperaturas y también a los índices de humedad
Es resistente y su dosificación es gota por gota.
Proceso de pegado de la baquelita
Dependiendo del pegamento para plástico que vayas a utilizar, vas a tener diferentes formas de pegar baquelita. Aquí te comento las más comunes:
Cianocrilato
Primero que todo, es necesario que la superficie esté limpia y libre de impurezas. Después debes aplicar una pequeña cantidad del pegamento en toda la superficie que deseas unir, pegarla a la otra superficie y esperar a que seque.
Adhesivo epoxi
Al igual que el anterior, debes limpiar bien la superficie a pegar. De ser posible, lijarla ayudará a que se cree una rugosidad que te será útil para ayudar a la fijación.
Después, debes mezclar bien las 2 sustancias que trae el producto según las especificaciones del fabricante. Aplica la mezcla obtenida a la superficie a pegar y las unes ejerciendo presión entre ellas.
Debes dejar reposar alrededor de media hora para que solidifique la mezcla y después retirar los excesos que se hayan formado.
Superpegamento
El procedimiento de este es igual al del cianocrilato convencional. Así que no tendrás problemas si sigues el mismo método para pegar baquelita.
Ahora y como parte fundamental y final sobre este artículo, debéis saber que es recomendable trabajar en un espacio seco, con las medidas de seguridad laboral exigidas según las especificaciones del producto, y siempre en caso de duda consultar con vuestro técnico de confianza para garantizar la seguridad laboral y el buen uso de estos materiales.
Manuel Martín Ventura
Profesor de mantenimiento y mecánica en el Conservatorio Superior de Música de Valencia
Euharmary Martinez Macia
Ingeniera agrónoma y química.
Dos sectores, dos personas unidas para dar información en la mejora en la reparación de instrumentos musicales.

Este proceso es parte fundamental del oficio del Luthier y de otras disciplinas artesanales.

Esta técnica realiza o rehace de nuevo una estructura cristalina del metal, con lo que conseguimos restablecer su estructura inicial, especialmente de dureza o de homogeneidad.

Se debe realizar con precisión una temperatura térmica en cada caso, teniendo especial cuidado que la estructura metálica no sea demasiado gruesa, muy importante por la importancia que supondría una fuente calórica de baja intensidad, con respecto a una plancha metálica que precisará una elevación de temperatura para poder realizar el proceso previo del recocido.

Cuando se realiza el recocido en las piezas de los instrumentos musicales, existe un intercambio de oxígeno con el metal al elevar la temperatura de este, esto trae como consecuencia la oxidación de la superficie que quedará cubierta de una patina oscura en el metal.

Si eliminamos el óxido ocasionado, lo haremos con productos químicos o mediante frotación, aunque con ello debemos saber que reducimos un poco la masa metálica, por tal motivo es importante trabajar muy bien este aspecto laboral del recocido, ya que la reducción de los metales tiene que ser muy pequeña dados los grosores ya establecidos por las empresas, y sobre todo por la seguridad que necesitamos como protección y rigidez que el metal necesita para obtener una respuesta acústica.

Después del recocido realizado, aparece el enfrentamiento metálico, si este se realiza de manera brusca cuando entra en contacto con una superficie fría como puede ser agua, la recristalización se detendrá, lo que conlleva a una destructuración de dureza e idoneidad mecánica, con las consiguientes diferencias que solo podremos solucionar si realizamos el llamado revenido del metal.

Todo esto se puede definir, que el resultado será que el metal no habrá reconstruido su estructura cristalina Interna al mismo tamaño, creando lo que se denomina tensiones entre las distintas zonas metálicas en el instrumento correspondiente.

Lo recomendable es realizar un enfrentamiento igualitario por toda el área metálica, recomendando para esto que el enfrentamiento sea al aire, para conseguir que la estructura metálica sea la óptima para un desarrollo laboral seguro.

Este tipo de artículos son de vital importancia para el buen hacer de un técnico, y porque es información de vital importancia para un buen desarrollo laboral, cuando nos dedicamos al maravilloso mundo de la reparación y restauración de instrumentos musicales.

Artículo realizado por los técnicos: Manuel Martín Ventura y Nieves Del Río

Este artículo es muy importante e interesante, ya que con el vamos aprender de una manera segura, el proceso laboral que se requiere para saber porque se oxida la plata de los instrumentos musicales, así como podemos realizar una oxidación para crear tonalidades que ofrezcan diversificación de contrastes en los metales de plata o bañados en plata de los instrumentos musicales.

La plata se oxida de manera natural, obteniendo un tono gris próximo al negro, cuando entra en contacto con el oxígeno, aire y la humedad ambiental, también por supuesto cuando está cercana a materiales polímeros de composición que contengan azufre.

También se oxida o se ennegrece cuando hemos aplicado fuego con nuestro soplete u otro útil de fuente calórica, y tras aplicar ese calor se enfría las piezas y ahí se produce también la oxidación.

Ahora bien, lo que vamos a explicar es como oxidar artesanalmente la plata con productos ya prepagos químicamente, pero como artesanos de la reparación de instrumentos musicales vamos a crear un preparado oxidante especialmente indicado para cualquier técnico que lo precise.

El producto se realiza a partir del sulfuro potásico, este se obtiene mediante la disolución de 8 gramos de amoníaco, 30 gramos de sulfuro, todo esto en un litro de agua destilada o de lluvia, debiendo calentar el agua, debiendo saber que se debe verter los productos siempre en el agua, y no al revés ok, es importante ante la reacción adversa que pudiera provocar el cambio del orden de seguridad laboral.

Cuando ya esté el producto líquido ya preparado, se deberá aplicar con las superficies metálicas bien limpias y desengrasadas, de no ser así no se consigue el efecto deseado, decapando el metal, aplicación del sulfuro con una temperatura templada, es así como obtendremos el negro de la pieza que deseamos.

Con un pincel de cerdas de dureza media será la mejor manera de pincelar la zona a ennegrecer, este será sintético, ya que un pincel de fibras naturales se deteriora rápidamente y no se obtiene el resultado deseado. Si calentamos la pieza metálica y aplicamos este producto realizado la oxidación y oscurecimiento de la plata será más rápida.

Debemos lavar la pieza inmediatamente con abundante agua, secar bien esta pieza oxidada, y posteriormente si deseamos que este tono oscuro permanezca deberemos aplicar barniz especial para metales, en particular los que se realizan con pulverizador y dejar secar.

Con este método conseguiremos obtener una gran variedad tonal de piezas plateadas, tan demandadas por los instrumentistas que cada día nos ponen a prueba en la diversificación de colores y combinaciones de los metales. Muy importante saber que este método utilizado no perjudica la sonoridad del instrumento, así como tampoco debilita la estructura atómica del metal.

Winds Technology junto a la Confederación Española de Sociedades Musicales a través de su Centro de Formación, lanzamos esta primera edición Internacional que supone un ilusionante proyecto que pretende responder a una necesidad latente en el mercado musical con acciones formativas de este tipo.

Información y matrícula en:

www.windstechnology.com

info@windstechnology.com

Este procedimiento de trabajo que vamos ha realizar, trata de cómo deberemos doblar una llave para que su funcionamiento sea el correcto.

La función es la de realizar una flexión en el metal, de manera adecuada para normalizar el mecanismo de la llave, así como la verificación, en el cierre de la zapatilla.

Por Manuel Martín Ventura.

Deberemos saber que cuando doblamos una llave fabricada en latón, u otro metal de idénticas características metálicas, el metal tiende a recuperar un poco la posición que tenia, así pues podemos inclinar o doblar algo mas el metal con la herramienta correspondiente, para que al recuperarse el metal obtengamos una buena estabilidad metálica.

Para ver el resultado deberíamos esperar un poco antes de proceder a realizar posteriores trabajos técnicos y así, apreciar el efecto de recuperación del metal que he comentado.

Existe en el trabajo de la reparación del saxofón, la posibilidad de aplicar el trabajo de inclinación de llaves como primer paso de ajuste, antes de proceder a la colocación de las zapatillas, con ello conseguiremos que al colocar una zapatilla, esta este con la inclinación y la altura que necesita para optimizar su respuesta sonora.

Este trabajo es bastante delicado y requiere de cierta experiencia profesional, pero es de vital importancia conocer estos detalles mecánicos, para realizar en un momento dado, una reparación de emergencia.

Llegados a este punto donde ya conocemos un poco como responde el metal ante la manipulación que realizamos sobre el, es bueno profundizar un poco mas y ofrecer algún que otro detalle que debemos conocer sobre el metal del saxofón.

Si nuestro saxofón esta fabricado en plata, en este caso estamos hablando de instrumentos de gama alta o profesional debemos proceder en sus reparaciones de manera que la alteración que realicemos en su reparación sea mínima, la plata que se utiliza esta maleada con cobre para darle dureza y rigidez ya que la plata por si sola, si no la aleamos es muy dúctil y doblaría rápidamente, por este motivo deberemos realizar tanto soldaduras, como colocación de nuevas piezas con la mayor precisión que sepamos.

Al calentar la plata alteramos su estructura y composición atómica, debiendo utilizar con precisión los sopletes con la temperatura idónea esta será siempre muy inferior a 900 grados que es la temperatura en la que empieza a fundir la plata.

Aunque sea exagerado en esta apreciación, es recomendable saberlo para conocer que al realizar una soldadura de plata, el metal preparado que unirá ambas piezas posee un punto de fusión mas bajo y las piezas quedaran unidas y con una coloración en la soldadura que parecerá una misma pieza.

Es recomendable siempre conocer todos los procesos mecánicos antes de actuar de manera inconsciente, es un consejo que os doy para que si os aventuráis en este oficio y en sus procesos tengáis mucho cuidado y podáis respetar la creación de esta magnifico instrumento.

En esta apartado dedicado a la formación sobre técnicas y procedimientos de reparación de instrumentos musicales, es muy importante tratar del cambio y conocimiento general de las reparaciones que implican el cambio de muelles y tornillos.

Por Manuel Martín Ventura.

Ante todo debemos proceder al cambio utilizando siempre los medios idóneos para la optimización del muelle o tornillo que deseamos remplazar por su mal funcionamiento o rotura de este.

Los muelles con el paso del tiempo suelen oxidarse pudiendo interrumpir el funcionamiento normal del instrumento, podemos utilizar unos accesorios que nos ayudaran a sanear el metal oxidado, un ejemplo seria el siguiente:

-Compraremos lija de agua del grano mas fino que encontremos, pelo de metal fino, aceite de motor y un pequeño soplete de gas.

Para comenzar a restaurar el muelle deteriorado procedemos a lijar toda la superficie del muelle plano o de aguja, cortaremos una pequeña tira de la lija que nos permita manipular y rascar toda la superficie del muelle tratando de quitar todo el oxido existente, cuando quitemos el oxido, procederemos a rascar nuevamente el muelle con el pelo de metal con el cual abrillantaremos el metal y nos permitirá rascar en los rincones menos accesibles para la lija.

Una vez finalizado este proceso limpiaremos de impurezas cualquier resto que quede en el instrumento, con la ayuda de un pequeño compresor de aire si lo tenemos y de no ser así, soplaremos sobre la superficie que hemos trabajado.

Aunque no lo he comentado y no por ello deja de ser importantísimo, deberemos proteger siempre la madera o el metal donde esta insertado el muelle para impedir rozaduras o arañazos indeseados en nuestro instrumento debiendo utilizar tiras adhesivas de amianto  que colocaremos por debajo del muelle para quitarlas posteriormente cuando acabemos el trabajo.

Ya tenemos el muelle limpio y libre de restos de oxido, es entonces cuando aplicaremos una pequeña película de aceite sobre toda la superficie del muelle pero sin excedernos solo necesita una pequeña lubricación.

Llegado este momento y con mucho cuidado aplicaremos con el soplete un calentamiento muy suave del metal inclinando la pequeña llama hacia un lado para que no dañe el instrumento.

Este proceso que aparentemente ablanda el metal, facilita sanear la estructura interna del muelle, dándole flexibilidad y elasticidad cuando este se haya enfriado, ojo la llama ha de ser muy suave.

Por el contrario si lo que pretendemos es cambiar el muelle plano por ejemplo, procederemos previamente a quitar el muelle viejo, si el tornillo que lo sujeta sobre la llave esta oxidado y el bisel puede romperse al intentar quitarlo, nunca forzaremos el bisel, cogeremos la llave y colocaremos grasa de litio sobre la zona donde esta insertado el tornillo, aplicaremos calor con la ayuda del soplete sobre la grasa colocada para que actué el calor y permita dilatar y desoxidar rápidamente el oxido incorporado, es así cuando se haya enfriado cuando conseguiremos quitar el tornillo con suma facilidad, utilizando el destornillador de precisión que corresponda.

Una vez colocado el muelle plano, debemos darle la forma adecuada para que el funcionamiento de cierre o recuperación sea el que deseamos, para ello previamente habremos cortado el muelle hasta la zona donde debe descansar para realizar su función, una vez cortado, aplicaremos una ligera llama de calor sobre la punta o parte final del muelle y utilizando unos alicates redondos le daremos una pequeña curvatura hacia el interior, con esto conseguimos que el desplazamiento del muelle plano sea mas natural y menos punzante y su deslizamiento será mucho mejor.

Para concluir con la averiguación del buen funcionamiento del muelle plano, debemos comprobar que la parte plana donde va ha ir insertado el muelle sea madera o metal, deberá estar completamente lisa, si observamos que existen una pequeña hendidura  deberemos limar la zona con un limaton cuadrado pequeño que nos permita alisar la zona lo mejor posible y con un rodillo de pulir terminaremos de optimizar la zona dañada.

Los tornillos son un problema muy usual en las reparaciones de instrumentos, debemos saber que no todos son iguales, que los hay con rosca europea, rosca americana, con punta redonda, punta cónica, con cabeza y pieza de nylon para su fijación en el interior del pilar,y los hay que son cónicos al final y el resto son de rosca en todo su diámetro.

Por este motivo es muy importante conocerlos y colocar en cada instrumento el tornillo que le corresponda para que la funcionalidad del instrumento sea la mejor.Si al intentar quitar un tornillo observamos que se resiste y deformamos su bisel deberemos proceder de la siguiente manera:

Colocaremos grasa de litio sobre el pilar donde este insertado el muelle en el pilar u otro lubricante denso que poseamos, aplicaremos sobre el pilar calor con una suave llama, debiendo proteger la zona del instrumento con unas finas placas de amianto para que el calor no conecte directamente y perjudique la madera, al aplicar el calor disolveremos las impurezas que estén en el interior del tornillo y entonces procedemos a quitarlo una vez enfriada la zona metálicas siempre que realicemos un cambio de tornillo debemos sanear la rosca donde vamos a insertar el nuevo tornillo, utilizando el macho de rosca que corresponda.

Todo lo comentado es muy importante para dar vuestros primeros pasos en la reparación instrumental, trabajar siempre sin prisas y con mucho cuidado y utilizando siempre los medios de protección necesarios.

En este artículo podréis conocer si estáis en situación de realizar la instalación de zapatillas de saxofón u otro instrumento.

Por Manuel Martín Ventura.

Deberíamos considerar unas cuantas variables que debes conocer para realizar correctamente este trabajo.

Del resultado de este trabajo depende en primer lugar que sepamos proceder a la nivelación del plato metálico correspondiente o de madera según el instrumento, debiendo nivelarlo correctamente mediante  las herramientas precisas para tal fin.Los platos de las llaves metálicas se nivelaran mediante un preciso golpeo en un tas metálico y un martillo de madera para no dañar el metal de la llave, tratando de conseguir la igualdad horizontal del metal deformado.

Este trabajo requiere gran precisión, por lo que deberemos tener especial cuidado en no golpear en la parte hueca de la llave y golpear siempre en los nervios del metal.Posteriormente procederemos a enderezar manualmente las zapatillas para que estas queden planas.

El bisel del instrumento deberá estar en buen estado y sin deformaciones para que la estanqueidad en el cierre de la zapatilla sea la óptima.

Una vez comprobado todo esto mencionado, deberemos poseer la zapatilla que mas se ajuste al plato interior de la llave, esto es importante ya que una zapatilla pequeña podría ocasionar perdidas de aire y una muy grande complicaría su colocación en el plato interior y su ubicación no seria la correcta.

Ya estamos listos para proceder al montaje y fijación de la zapatilla, esta tarea se realiza de la siguiente manera.

El proceso de rellenar el plato interior con el pegamento, sea goma laca, termo fusibles, lacres etc.… debe realizarse con minuciosidad y con especial cuidado, buena posición del cuerpo, mesa de trabajo limpia de objetos fundentes, y una buena iluminación.

Cogeremos el material seleccionado y lo disolveremos lentamente en el interior del plato metálico, debiendo saber que nunca calentaremos el metal excesivamente y directamente porque si la llave esta lacada podríamos quemar la laca, el material que apliquemos en el interior deberá ser el estrictamente necesario y repartido proporcionalmente por todo el plato metálico, así la zapatilla quedara bien sellado y sujetada por todo su diámetro.

Ojo si el reparto no se hace proporcional la zapatilla podría tener problemas en el cierre sobre el bisel, este trabajo debe ser elaborado con gran detalle y minuciosidad, también utilizaremos la herramienta llamada disien para averiguar que el espesor saliente de la zapatilla sea el adecuado para que no tengamos problemas en la afinación.

Otros aspectos que hemos de conocer sobre la colocación de las zapatillas será:

-Que apliquemos demasiado calor, pudiendo quemar la laca del metal.

-Los flujos que pueda ocasionar por el excesivo pegamento colocado en el pegado de la zapatilla.

-La excesiva elevación de la zapatilla.

Deberemos tener la mente alerta siempre que realicemos un trabajo donde estemos utilizando una fuente de calor como puede ser un soplete, los corchos, fieltros o resto de elementos combustibles que pudieran perjudicar una buena reparación.

Siempre que recalentemos un plato con una llama deberemos hacerlo moviendo sucesivamente la llama para no dañar el lacado metálico de recubrimiento, debiendo conocer que la laca suele quemarse cuando existe alrededor de 400 grados de temperatura, debiendo saber que el metal que estamos calentando suele ser latón y este es un gran conductor de temperatura, por tal motivo no deberemos excedernos en la aplicación directa de la llama sobre este metal.

Otra apreciación que debemos tener en consideración, es cuando calentamos el metal el calor fluye hacia arriba debiendo saber que la aplicación de calor con el soplete lo realizaremos por la parte superior de la llave, nunca por debajo, aunque es un aspecto obvio no deja de tener mucha importancia, ya que el plato de la cazoleta calentara mas rápidamente.

Aunque vuelva hacia detrás en los procesos sobre la colocación de las zapatillas, hay que saber que  las paredes de la cazoleta deben contener goma laca o el pegamento que estemos utilizando para que el  movimiento de la zapatilla sea inexistente, es muy importante este punto.

Si nos hemos pasado de calor  es probable que al presionar la zapatilla rezume aire hacia arriba que nos impida la colocación que precisamos de la zapatilla, debiendo esperar unos segundos hasta que el material fundente colocado se enfríe y proceder ala colocación, presión e igualación de la zapatilla.

Ha sido un articulo un poco excesivo en cuanto a informaciones que solo apreciaremos si trabajamos manualmente este fantástico mundo de la reparación por tal motivo os sugiero que si precisáis de alguna consulta particular sobre el mundo de la reparación no dudéis en llamarme al teléfono 670698140 o a través de email: manuelmartinventura@hotmail.com  os atenderé con mucho gusto. Hasta pronto amigos.

Por Manuel Martín Ventura.

Cuando pretendemos realizar una soldadura por aportación de metales, es importante tener un elemento que en este caso será un soplete, capaz de fundir el metal por aportación, a este proceso se le denomina soldadura.

En instrumentos musicales de viento metal principalmente, así como con elementos metálicos de instrumentos musicales de viento madera, empleamos los sopletes de gas, aunque ya existen en la actualidad soldadores eléctricos, que consiguen una capacidad calórica muy elevada con la que también podemos realizar trabajos de aportación o unión de metales.

Este proceso se suele utilizar dónde existe trabajo seriado, principalmente en fábricas con un porcentaje elevado de trabajo de unión de metales.

El soldador oxidativo o el llamado en el argot técnico TIC, son los elementos avanzados con los que podemos conseguir unir metal con metal sin aportación, o también con aportación de metales. Unos novedosos aparatos que ayudan a los técnicos de reparación en la mejora de los acabados finales en la reparación o restauración de instrumentos musicales.

El soplete más utilizado por los técnicos en nuestros talleres, son un dispositivo que obtiene las mezclas en proporciones adecuadas de gas combustible, ( acetileno, gas ciudad, propano, hidrógeno), con un gas que favorezca la combustión de otras sustancias a estos gases denominado comburente ( aire, oxígeno), son sus principales elementos. Yo utilizo personalmente el soplete Orca.

La mezcla pasará a través de nuestro soplete y produce el quemado , ocasionando la llama deseada y poder realizar la elevación térmica para realizar la unificación de las soldaduras o unificación de metales ( fundición). La temperatura y potencia con relación a los volúmenes combustible/comburente, este es un importante aporte técnico que debemos conocer.

Por supuesto que en cada tipo de unificación de soldaduras, la elevación térmica es diferente.

Con este tipo de sopletes, podemos conseguir u obtener temperaturas de llama azulada de 1000 grados. Con este tipo de sopletes funciona con casi todos los tipos de gases inflamables,( gas natural, gas butano).

Hoy los sopletes han mejorado notablemente y estás mejoras técnicas de los equipos de trabajo hacen que los técnicos consigamos una mejora notable en nuestros acabados de reparaciones de los instrumentos musicales, todo ello debido gracias al llamado Tirril, que es un soplete que realiza soldaduras dónde el aire y el gas se pueden regular con gran eficacia.

Empleando o incorporando oxigeno a presión, podemos conseguir soldaduras o uniones de metales que requieren temperaturas de hasta 1830 grados, esta es una excelente temperatura para realizar piezas que requieren de gran sujeción o unión entre metales.

Por último con estos sopletes realizamos las llamadas soldaduras blandas de estaño/ plata y soldaduras duras de plata.

Para acabar dar las gracias por poder dejar estás aportaciones técnicas a través de la Confederación y decir que en caso de duda recurrir siempre a vuestro técnico de confianza.

Por Manuel Martín Ventura.

Cuando pretendemos realizar una soldadura por aportación de metales, es importante tener un elemento que en este caso será un soplete, capaz de fundir el metal por aportación, a este proceso se le denomina soldadura. En instrumentos musicales de viento metal principalmente, así como con elementos metálicos de instrumentos musicales de viento madera, empleamos los sopletes de gas, aunque ya existen en la actualidad soldadores eléctricos, que consiguen una capacidad calórica muy elevada con la que también podemos realizar trabajos de aportación o unión de metales. Este proceso se suele utilizar dónde existe trabajo seriado, principalmente en fábricas con un porcentaje elevado de trabajo de unión de metales.

El soldador oxidativo o el llamado en el argot técnico TIC, son los elementos avanzados con los que podemos conseguir unir metal con metal sin aportación, o también con aportación de metales. Unos novedosos aparatos que ayudan a los técnicos de reparación en la mejora de los acabados finales en la reparación o restauración de instrumentos musicales.

El soplete más utilizado por los técnicos en nuestros talleres, son un dispositivo que obtiene las mezclas en proporciones adecuadas de gas combustible, ( acetileno, gas ciudad, propano, hidrógeno), con un gas que favorezca la combustión de otras sustancias a estos gases denominado comburente ( aire, oxígeno), son sus principales elementos. Yo utilizo personalmente el soplete Orca.

La mezcla pasará a través de nuestro soplete y produce el quemado , ocasionando la llama deseada y poder realizar la elevación térmica para realizar la unificación de las soldaduras o unificación de metales ( fundición). La temperatura y potencia con relación a los volúmenes combustible/comburente, este es un importante aporte técnico que debemos conocer.

Por supuesto que en cada tipo de unificación de soldaduras, la elevación térmica es diferente.

Con este tipo de sopletes, podemos conseguir u obtener temperaturas de llama azulada de 1000 grados. Con este tipo de sopletes funciona con casi todos los tipos de gases inflamables,( gas natural, gas butano).

Hoy los sopletes han mejorado notablemente y estás mejoras técnicas de los equipos de trabajo hacen que los técnicos consigamos una mejora notable en nuestros acabados de reparaciones de los instrumentos musicales, todo ello debido gracias al llamado Tirril, que es un soplete que realiza soldaduras dónde el aire y el gas se pueden regular con gran eficacia.

Empleando o incorporando oxigeno a presión, podemos conseguir soldaduras o uniones de metales que requieren temperaturas de hasta 1830 grados, esta es una excelente temperatura para realizar piezas que requieren de gran sujeción o unión entre metales.

Por último con estos sopletes realizamos las llamadas soldaduras blandas de estaño/ plata y soldaduras duras de plata.

Para acabar dar las gracias por poder dejar estás aportaciones técnicas a través de la Confederación y decir que en caso de duda recurrir siempre a vuestro técnico de confianza.